“El Viejo Pinocho”, personaje de CWOW, Montevideo, Uruguay. (1928).

En 1928, operaba una difusora cuya característica era CWOW,  en la frecuencia no estándar de 667 kHz. Esta fue una de las emisoras de la primera época, que usaron indicativos de cuatro letras, siendo las CWO…, (con la letra O o el número cero, las de carácter oficial o estatal, (por ejemplo CWOA, Estación Oficial del S.O.D.R.E.).  No se han obtenido más detalles de la emisora.

Recién a partir del 1º de julio de 1929, se comenzó a utilizar el prefijo CX, por resolución internacional, adoptada por Uruguay, emanada de la Conferencia de Washington, celebrada en 1927.

Portada de la revista “Mundo Uruguayo”, del 20 de diciembre de 1928, ilustrando al actor que interpretaba “El Viejo Pinocho, que se ha hecho célebre con sus cuentos para niños en la radio CWOW”. Nótese el modelo de micrófono utilizado. 

 

Anuncios
Publicado en 1928, 1929, actor, Arte radiofónico, Artistas, Documentos, ephemera, Ilustración, Los principios, micrófono, Montevideo, Notas de prensa, Onda Media, radio, Radioescucha, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

“Gardel hecho mujer”: Amalia de la Vega, “la Calandria Orientala”, centenario de su nacimiento. (Uruguay, 1919 – 19 de enero – 2019).

“Gardel hecho mujer”, dijo alguna vez la gran Mercedes Sosa sobre Amalia de la Vega. Y Alfredo Zitarrosa, quien la idolatraba, opinó de ella como “sencillamente la más grande artista uruguaya de todos los tiempos” ¹

Amalia de la Vega, seudónimo de María Celia Martínez Fernández (19 de enero de 1919, Melo, Departamento de Cerro Largo25 de agosto de 2000, Montevideo) fue una cantante nativista y compositora uruguaya.

María Celia Martínez Fernández se hizo llamar Amalia de la Vega. Era ése el nombre que había elegido a instancias de Víctor Soliño, quien le pidió que hiciera una lista con posibles seudónimos. Barajando distintos nombres y apellidos, a ella le gustó la combinación.

Amalia no se consideraba a sí misma una artista, sino «una cantora y nada más». Había nacido en Melo un 19 de enero de 1919, y había vivido ahí hasta los tres años, cuando el padre, un militar,  fue trasladado a Montevideo. Sin embargo, sus viajes a Cerro Largo fueron frecuentes y el terruño siempre le provocó orgullo.

Ella recordaba, del Melo de su infancia, las plazas llenas de naranjos silvestres, el perfume de los azahares, y los gallos de riña. Siempre le había gustado el canto, pero no lo había estudiado. Era inmensamente tímida. Parece que solía encerrarse a cantar en un cuarto, o se iba lejos, donde nadie pudiera escucharla. Cuando su hermano mayor tocaba la guitarra y cantaba en ruedas de amigos, la llamaba para que lo acompañara, pero ella solamente accedía si la dejaban cantar detrás de una puerta. Con el tiempo empezó a hacerlo en kermesses y en fiestas familiares. En la década del cincuenta, animada por la pianista Beba Ponce de León, cantaba en actuaciones benéficas que se montaban en diversas parroquias.

Siendo muy joven, en el año 1942 debuta en Radio El Espectador donde cumplirá un ciclo de 10 años, continuando su actuación radial, luego en Carve. También desde 1943 actuó en Radio El Mundo de Buenos Aires y realizó numerosas giras por el interior argentino, actuando anualmente en Mar de Plata, con el suceso que su voz y el temario elegido se merecían. (Fuente)

A los veintitrés años había debutado en la radio El Espectador, cuya dirección musical estaba entonces a cargo de Walter Alfaro. 

Durante varios años se presentó en dos audiciones semanales, de media hora cada una, a puertas cerradas. Nunca venció el miedo de sentirse observada, pero las fonoplateas de Carve le dieron soltura para llevar su canto a las radios de San Pablo, Río de Janeiro, Santiago y Buenos Aires.

Amalia de la Vega recuerda sus pasajes en CX16 Radio Carve. (Fragmento de entrevista realizada por el periodista Emib Suárez Silvera).

Amalia detestaba el concepto de show, de luces y cámaras. Se presentó tres veces en la televisión, pero no quiso repetir la experiencia. Era muy casera. Tenía muchos pájaros. No se casó. La invitaron a cantar en Francia, pero no quiso. Siempre defendió su repertorio, mayormente conformado por canciones criollas —cifras, vidalitas, milongas y estilos— con textos de Serafín J. García y Tabaré Regules, entre otros, y musicalizados frecuentemente por ella misma.

Revista “Cine Radio Actualidad”, Montevideo, 1955.

Decía que tenía que sentir las canciones que cantaba, y si eso no sucedía se negaba a interpretarlas. Una vez estuvo años sin cantar una canción simplemente «porque la sentía demasiado» y era un desgarramiento expresarla. Cuando lo hizo, a pedido de Tabaré Regules, en una fiesta criolla en Potros y Palmas, la cantó llorando, contaba en una entrevista con César di Candía publicada en Búsqueda en noviembre de 1998.

En la década del ochenta Amalia de la Vega dejó de cantar. Había tenido algunos silencios intermitentes, pero un día dejó de hacerlo, y fue definitivo.

Lo primero que llama la atención al escuchar a Amalia de la Vega es la belleza de su voz y su gran técnica vocal.

De ahí la sorpresa cuando la oímos comentar que nunca estudió canto.  Pero el asombro  mayor llega al darnos cuenta de que a pesar de su extensa obra (casi veinte discos en   distintos formatos), y de una fuerte presencia en los medios sobre todo en las décadas del cuarenta y cincuenta (en fonoplateas y actuaciones en vivo), siga luchando contra el olvido.

¿Será por la escasez de reediciones digitales (apenas dos discos compactos del sello Sondor a la fecha)? ¿Será por el antidivismo y la proverbial timidez que la mantuvieron alejada por largos períodos, hasta el definitivo adiós de los ochenta, veinte años antes de su muerte? ¿Por su prescindencia política en los años duros? ¿Por la conocida dificultad del país para conservar y celebrar la memoria de su pasado artístico expresada, entre otras cosas, en la triste figura de las humillantes y modestísimas «pensiones graciables» a artistas como Carlos Molina, Marcos Velásquez, Aníbal Sampayo, Osiris Rodríguez Castillos, Anselmo Grau y la propia Amalia de la Vega?

Su vida artística y sus actuaciones en ambas márgenes del Plata le permitieron conocer y tratar a las figuras más elevadas de la poesía, del canto y del análisis folklórico, cuyos juicios fueron siempre palmas para el historial de nuestra Amalia. De Amalia de la Vega Atahualpa Yupanqui dijo que “su voz era como el sonido que parece surgir desde las entrañas de la madre tierra con la autenticidad de los grandes artistas”. De izq. a der.: Atahualpa Yupanqui, Amalia de la Vega, Santiago Chalar. Fuente.

Además de cubrir un amplio repertorio latinoamericano, doña Amalia se acercó a poetas locales para musicalizar sus textos y componer lindas milongas, recibió el apoyo de importantes figuras como el pianista y compositor Walter Alfaro o el musicólogo Lauro Ayestarán (que le brindó temas recogidos en sus investigaciones) y realizó las versiones más convincentesque se conocen de canciones compuestas por músicos «nacionalistas» del área «culta» (Eduardo Fabini y Luis Cluzeau Mortet, entre otros). A esto se suma su «legado» a Alfredo Zitarrosa: la sonoridad del de las humillantes y modestísimas «pensiones graciables» a artistas como Carlos Molina, Marcos Velásquez, Aníbal Sampayo, Osiris Rodríguez Castillos, Anselmo Grau y la propia Amalia de la Vega?

Además de cubrir un amplio repertorio latinoamericano, doña Amalia se acercó a poetas locales para musicalizar sus textos y componer lindas milongas, recibió el apoyo de importantes figuras como el pianista y compositor Walter Alfaro o el musicólogo Lauro Ayestarán (que le brindó temas recogidos en sus investigaciones) y realizó las versiones más convincentes que se conocen de canciones compuestas por músicos «nacionalistas» del área «culta» (Eduardo Fabini y Luis Cluzeau Mortet, entre otros). A esto se suma su «legado» a Alfredo Zitarrosa: la sonoridad del conjunto de guitarras que la acompañaba, ya que muchos de sus instrumentistas pasan a mitad de los sesenta a tocar con don Alfredo.

Quizás, en otra situación histórica podrían haber sido las guitarras «de Amalia», en vez de las guitarras «de Zitarrosa» (por supuesto que la tradición de guitarristas-guitarreros tocando solos, a dúo, trío o cuarteto, tiene una historia previa—recuérdese a Roberto Rodríguez Luna y al propio Néstor Feria— y paralela a la masividad lograda a través del
potente eje zitarrosiano).

Fue una tenaz difusora y fina intérprete de los géneros locales, asociando su nombre a conceptos como criollismo y nativismo. Y como nada es casualidad, cuando un periodista conseguía llegar a las preguntas justas, la Amalia que se decía tímida y monosilábica declaraba con precisión y firmeza «en mi casa con los músicos ensayábamos hasta que saliera todo como me gustaba. Si hacían firuletes, ya no me gustaba». En varias entrevistas manifestó su gran admiración por la exuberancia discreta del modelo estético que fue Carlos Gardel. Y agregaba, refiriéndose a la manera de cantar, «muchos dicen que su ídolo es Gardel. ¿Por qué no llegan entonces a esa sencillez?».

Al igual que su admirado Carlos Gardel, Amalia de la Vega sentó precedentes de calidad sobre los cuales seguir construyendo modelos de identidad. Esperemos que Uruguay pueda incorporar definitivamente a su paisaje sonoro a quien muchos consideran una de las mayores cantantes que ha dado nuestra tierra: Amalia de la Vega.²

 

Cultivó un estilo muy propio y personal que, a través de las milongas, las cifras, los estilos y las vidalitas, la proyectó a los primeros planos de la fama y el reconocimiento artístico entre los cantantes uruguayos y latinoamericanos.

 

En 1942 hizo su debut en radio, en las fonoplateas de Radio Carve y Radio El Espectador, acompañada al piano por Beba Ponce de León.

Amalia de la Vega jerarquizó escenarios nacionales e internacionales, recorriendo muchas veces Argentina, Brasil y Chile acompañada por las guitarras criollas que fueron motivo, siempre, de un gran amor y devoción. Ella misma también supo tocar la guitarra de oído, musicalizando poemas de Tabaré Regules, de Fernán Silva Valdés y de Juana de Ibarbourou.​ Grabó varios discos de 78 y de 33 r.p.m. en los sellos Sondor, Antar, Orfeo y Telefunken.

El número de los simples y larga duración supera largamente el ciento, entre los que se cuentan: “Amalia la nuestra”, “Mientras fui dichosa”, “Manos ásperas”, “El lazo”, “Poetas nativistas orientales”, “Mate amargo”, “Colonia del Sacramento” y “Juana de América”. En unos fue acompañada por el Mtro. Federico García Vigil, en otros por el Mtro. Walter Alfaro y, casi siempre, con las guitarras de Mario Núñez, Gualberto Freire y Antonio Bertrán. ²

Después de un silencio de 10 años, reapareció en el “Festival Nacional de Folklore” en Durazno, durante su segunda edición.

Allí una noche de lluvia, pero ante una platea de diez mil personas, acompañada por Hilario Pérez y Olivera, desató el nudo de su garganta que por 10 años había sellado, y derramó los versos de Tabaré Regules: “Mate Amargo”. Y allí, fue una estrella fulgurante, apareciendo en la noche, cerca del Yí. Tres veces fue interrumpida por el cerrado aplauso del público, que con esa expresión la recibió y reconsagró como la voz número uno del folklore nacional.

Se le adjudicó el “Charrúa de Oro” de esa edición y el jurado fue el público.

Entre los mejores recuerdos de la bien llamada “Calandria Oriental”, figura la milonga “Réquiem para una Calandria”, que le compusiera Hilario Pérez, en su homenaje.

El 25 de agosto de 2000, en medio de profunda tristeza fueron sepultados sus restos en el cementerio del Buceo. El reconocido periodista “Guruyense”, en destacada nota publicada en el Diario El País, el 27 de agosto del mismo año, decía: “Alguna vez, cautivado por la firmeza de su canto, el gran maestro Atahualpa Yupanqui dijo sobre Amalia de la Vega que “trae el sonido que parece surgir de las entrañas de la madre tierra con la autenticidad de las grandes artistas”. Esa definición acudió ayer al recuerdo en el vuelo de los hondos afectos al darse el último adiós con aplausos en el cementerio del Buceo, a la notable intérprete y compositora del universo criollista, fallecida el viernes pasado, a los 81 años”.

Y continúa el articulista, diciendo: “Considerada con toda justicia como la voz nacional más esencialmente genuina del canto del pueblo -después de su maestro de siempre, Carlos Gardel, al que idolatraba- la artista compatriota nacida en el pago de Melo ingresó a su morada definitiva sin el último reconocimiento oficial que tanto mereciera, tanto en lo nacional como en el municipal”. ³

El difusor del canto autóctono y poesía musical de América, periodista Emib Suárez Silvera y su hija en la co-conducción, rindieron repetidas veces homenaje  a Amalia de la Vega en el programa “Musicanto”, su audición por CX16 Radio CarvePrograma del 6 de abril de 2000, donde interviene la poetisa de Tacuarembó, Dra. Sylvia Puentes de Oyenard. 

Homenaje que se hizo en la Sala Brunet, Montevideo, el 6 de abril de 2000, por iniciativa de AGADU y el programa “Entre Mates y Guitarras”, conducido por , con presencia de la cantora Amalia de la Vega, donde intervinieron distintos artistas. En el audio, compaginado originalmente por el periodista Emib Suárez Silvera se intercalan conceptos, recuerdos, por la misma Amalia de la Vega, en una entrevista telefónica, algunos fragmentos de sus canciones; y seguidamente, algunas de las interpretaciones de algunos de los músicos y payadores.


Entrevista a Amalia de la Vega, programa “Retratos”, que se emitía por CX38, Radiodifusión Nacional, SODRE, conducido por Mary Rios. 1996. (Fuente: Archivo de RNU, Fernando Pareja).


Más…

  • Amalia de la Vega, en Historia de la Música Popular Uruguaya. Montevideo, Uruguay.

Fuentes:

Publicado en 2000, 2019, Artistas, Documentos, entrevista, Investigación, Música y canciones, Notas de prensa, periodistas y locutores, radio, textos, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Stewart – Warner, mapa de radios de Onda Corta. (1932).

Mapa de 1932, (87 x 121 cm), publicidad de la compañía Stewart-Warner, para sus receptores de radio para Onda Corta. 

Se puede escalar la imagen a mayor tamaño y detalle, directamente desde la página de davidrumsey.com, que aloja este documento. Va a encontrar pintorescos detalles, como el marido de la señora que le avisa que regresa a casa esa noche, y ella en faldas de otro individuo exclama:“Oh, Oh!, mi esposo regresa esta noche”


La historia de Stewart-Warner, Chicago, Illinois, EE.UU.

La empresa Stewart-Warner fue fundada en 1905 y mantuvo su producción de aparatos de radio, desde 1925 a 1954.

Stewart-Warner Corp. comenzó como Stewart and Clark Co., fundada por John Stewart, e hizo piezas de automóviles, particularmente velocímetros. En 1912, Alemite Co. (liderada por Edgar Bassick) y Warner Instrument Co., se fusionaron con Stewart, formando Stewart-Warner Speedometer Corp. (más tarde conocida como Stewart-Warner Instrument Co.). La firma tenía una gran fábrica en Diversey Parkway, en Chicago.

Stewart Warner 101A (1931) Stewart Warner 101A (1931). Foto: Carlos Sampere en Pinterest.

Curiosa y pintoresca ficha metálica de publicidad de la Stewart-Warner. Año 1932. El texto en inglés reza, traducido: “Pare de llorar, empiece a comprar”, alusivo al final de la Gran Depresión, tras la Crisis del ’29. Visto en eBay.

La producción de radio, comenzó en 1925 y, para respaldar sus productos de radio, Stewart-Warner compró la fábrica de tubos O&T, en la ciudad de Nueva York, que anteriormente había fabricado tubos Silvertone. Aunque su negocio de fabricación de tubos no tuvo mucho éxito, Stewart-Warner estaba construyendo radios a razón de 1.000 unidades por día para 1926. Los diseñadores incluyeron a Leonard E. Parker, Sylvan Harris y C.P. Mason.

Westinghouse demandó a Stewart-Warner en 1926 por reclamos de que varios aparatos de radio de Stewart-Warner podrían generar oscilaciones en ciertas circunstancias y, por lo tanto, violar las patentes de receptores regenerativos.

Finalmente, todas las disputas sobre patentes se resolvieron en 1927 cuando Stewart-Warner obtuvo una licencia para el grupo de patentes RCA. La empresa sufrió una sobreproducción y tuvo que vender el exceso de inventario a precios bajos en varias ocasiones. Afortunadamente, el negocio de partes automotrices de la compañía funcionó mejor y mantuvo a la compañía saludable.

Además de partes automotrices, radios y televisores, Stewart-Warner, por un tiempo, también produjo refrigeradores.

Hoy en día, la marca Stewart-Warner continúa, con la compañía original que ahora forma parte de Maxima Technologies, un proveedor de partes automotrices, que es propiedad de Actuant Corp.

Foto: crédito.

La torre del reloj del complejo de fábrica original de Stewart-Warner aún se encuentra en Diversey Parkway en Chicago como el único monumento restante de lo que una vez estuvo allí.

El artista que diseñó gráficamente el mapa. 

Benjamin Franklin, xilografía de autoría de Charles Kurzak. (Fuente)

El artista Charles Turzak, (1899-1985), nacido en Illinois, fue el único hijo de padres inmigrantes checoslovacos. Su padre era un minero del carbón que trabajaba en largas jornadas, por lo que muchas tareas rurales ocuparon los años de la infancia de Turzak. Escapó de sus deberes para hacer lo que más disfrutaba: tallar cuidadosamente animales en miniatura de semillas de durazno, que vendería por centavos. Continuó convirtiéndose en un conocido carpintero, artista de la madera y acuarela, que expuso en el Art Institute of Chicago y trabajó para la Administración de Progreso de Obras, completando un mural para la Oficina de Correos de Chicago. Desde 1942, fue director artístico de la revista Today’s Health. ¹ 


Más…

“Short-Wave Radio World-Wide Radio Tour”,  es otro interesante mapa realizado por RCA, en 1933, como promoción para sus válvulas “Cunningham Radiotron”, también alojado en la Colección David Rumsay, EE.UU. El mismo, detalla las principales estaciones de Onda Corta, funcionando mundialmente en ese año.


Fuentes:

  • “Historia de fabricantes de radios:  Stewart-Warner”, en www.radiomuseum.org, que cita a:
  • Alan Douglas, “Radio Manufacturers of the 1920s” Vol. 3, The Vestal Press Ltd., Vestal, NY (1991).
  • Historia de la compañía e información actual en www.stewartwarner.com.
Publicado en 1932, Arte radiofónico, Artistas, EE.UU., Enlaces, ephemera, Ilustración, Infografía, Los principios, Onda Corta, Publicidad y radio, radio, Radio Aficionados, radio de Onda Corta, Radioescucha, Receptores | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

“Radios Antiguas”: El Correo de Brasil lanza original emisión de sellos postales sobre radios antiguas. (2018).

El correo de Brasil lanzó sellos postales sobre radios antiguas, en una atractiva emulación de los juegos de plegar y armar figuras, en papel o cartulina.

El Correo de Brasil, puso en circulación desde el viernes 14 de diciembre de 2018, la emisión postal  “Radio Antigua”.

La pieza filatélica tuvo una tirada de sólo 50 mil sellos y consiste en un original  bloc, compuesto por cuatro sellos, que fue ideado para ser un plegable de papel para armar, (conocido tipo de juguete), en la forma de una radio valvular.

El miniaparato de radio puede ser montado con uso de tijeras, cola (o incluso la goma del sello) y el propio troquelado de los sellos, constituyendo una alegoría de la práctica del radioaficionado y su tradición en el montaje de equipos electrónicos.

Matasellos Primer Día de Emisión.

El arte y el formato de los sellos en plegado fueron creaciones del diseñador Fabio Lopez.

El aparato que inspiró el arte de la emisión especial es del ingeniero de Telecomunicaciones José Fausto, coleccionista de radios antiguas de Brasilia.

El Ing. Fausto fue invitado a redactar el texto que contextualiza la temática del sello.

“Con esa emisión, los Correos registran la evolución de los antiguos receptores de radio, también llamados radios a válvula, que en los días actuales son objetos venerables y silenciosos, expuestos en museos. Una tecnología nostálgica y romántica para quienes vivieron la época que tanto colaboró para el progreso de la humanidad, expandiendo el contacto entre las personas y sus culturas “, comenta Fausto en el anuncio de lanzamiento.

Este es el folleto que acompaña emisión filatélica:

El sello tiene valor facial es de R $ 7,60, que corresponde a la suma de los valores de los cuatro sellos. Las piezas están disponibles en sucursales en todo el país y también en la tienda online.


Fuente:

Agradecimiento:

Publicado en 2018, Brasil, coleccionista, Filatelia, Ilustración, juguetes, Los principios, radio, Radio Aficionados, Receptores | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Radio Nuevo Mundo: radiómanos japoneses y su pasión por la radiodifusión latinoamericana.

Radio Nuevo Mundo (RNM), no es ni fue una radioemisora.

Sí tuvo que ver, no obstante, con la radiodifusión del continente sudamericano.

Fue un radio club, pero no de radioaficionados trasmisoristas, sino de radioescuchas, (DXistas),  dedicados a la caza de emisoras de radiodifusión, en particular, de los países de Latinoamérica. 

Radio Nuevo Mundo fue fundada en 1978 para compartir precisamente toda la información pertinente a esas emisoras exclusivamente de dicha área.

Y como en el hobby del DXismo, esto es, la afición dedicada a la “caza” de emisoras distantes, “como ningún otro club de DX en Japón, RNM hizo todo lo posible para servir a la comunidad de DX en todo el mundo desde su inicio”.

RNM intercambió información con otros prestigiosos clubes de DX, entre otros:
Numero Uno (NU)
– DX South Florida (DXSF)
– Fine Tuning (FT)

RNM también recogió en sus páginas  las siguientes publicaciones de DX con la información más reciente sobre las estaciones de América Latina:

– DX Listening Digest (publicado por Glenn Hauser, EE.UU.).
– Japanese DX-News File, publicado por la Asociación Japonesa de DXistas.
– World Radio and TV Handbook.
– Passport to World Band Radio.

RNM tuvo miembros / colaboradores en Japón, EE. UU., Australia, Austria, España, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Italia, así como en Perú, Paraguay, Argentina, México, Venezuela, que proporcionaron información de primera mano sobre la escena de la radio local, en constante cambio.

El boletín mensual de RNM publicó información original de los mismos integrantes de la agrupación, entre otros:

– Relampago DX. (Con  el que el autor de este blog colaboró con informaciones de Uruguay. Producido por Takayuki Inoue Nozaki, Tokyo).
– El Chasqui DX. (Producido por el peruano Pedro F. Arrunátegui, en Lima).
Tiempo Hechicero DX News (TICO DXing, NICA DXing, CHACO DXing, etc.)
– Scandinavian LA-Summary.
– Info Report.
– Actualidad DX Latinoamericana (del argentino Pedro E. Porvzenic)
– Pampas DXing, (del recordado Julian Anderson, también de Argentina).

El boletín también incluía las siguientes publicaciones DXistas entre otras:

– Arctic Radio Club (Central/South American News Desk)
– DXplorer
– Latin American DX Report

También, informes como los de Antonio Ribeiro da Motta, en Brasil, entre otros.

Los boletines estaban redactados en inglés.


Por cortesía de Ontheshortwaves.com, reproducimos algunos ejemplares:

  • Boletín Radio Nuevo Mundo, Nº000. 
  • Boletín Radio Nuevo Mundo, Nº 049, Junio 6, 1982.
  • Boletín Radio Nuevo Mundo, Nº 079, Diciembre 21, 1984.
  • Boletín Radio Nuevo Mundo,  Nº 089, Octubre 5, 1985.
  • Boletín Radio Nuevo Mundo, 094, Marzo 9, 1986.
  • Boletín Radio Nuevo Mundo, Nº131, Abril 8, 1989.
  • Boletín Radio Nuevo Mundo, Nº162, Noviembre 8, 1991.

RNM dejó de publicar el boletín mensual “Radio Nuevo Mundo” impreso, en diciembre de 2004  (siendo el No.319, la edición final), y continuó sus actividades por medio electrónico (Internet), hasta diciembre de 2006, con el lanzamiento de la última edición en línea de RNM (No.343). Posteriormente se mantuvo un foro de mensajes durante algún tiempo, pero finalmente cerró, con la disminución de las actividades de los miembros.


El número de emisoras domésticas sudamericanas activas en las bandas tropicales y en general en las bandas de Onda Corta, ha ido en dramático descenso con el paso de los años. Desde que el Club Danés Internacional de Onda Corta, (DSWCI) publicó la primera Encuesta de Bandas Tropicales en 1973,  se hizo el registro de las estaciones  activas, según los registros históricos de sus miembros y otros DXistas de todo el mundo. El cuadro que se presenta arriba, es parte de un estudio actualizado donde no se incluyen las estaciones clandestinas ni piratas. Se trata de transmisores domésticos de radiodifusión, activos en el rango de 2200 – 5800 kHz. Pertenece a una tabla global compilada por Anker Petersen, en Dinamarca, al frente del Danish Shortwave DX Clubs. Se muestra aquí únicamente el conteo de las emisoras de Sudamérica. (Fuente)



RNM emitió varias ediciones de un libro, “LA DXing”, que contenía información completa relevada de las estaciones de radio de América Latina: lista de frecuencias, identificación de estaciones, firmantes de verificación de escucha, programación , informe recabado tras la visita a la estación, etc.

  • LA DXing Nº5, del año 1992.

Periódicamente, RNM también editó banderines, como el que se ilustra al principio de esta entrada, a semejanza de la práctica de muchas estaciones de radio latinoamericanas, elementos siempre muy codiciados, por otra parte, por los Diexistas. Los mismos pueden apreciarse en este sitio.


Los integrantes de Radio Nuevo Mundo han sido, pues, un ejemplo de constancia dentro de una pasión como es la radioescucha de la radio mundial.

Como tantos otros alrededor del mundo, (los hay en Norteamerica, Europa (destacando los países escandinavos, también aquí en Sudamérica), han constituido una legión de aficionados que descubrieron la Onda Corta, y también la Onda Media, y a través de ella, las emisoras internacionales y particularmente las locales, menos potentes, más difíciles de sintonizar, más exóticas, dedicadas a audiencias principalmente ubicadas en su propio territorio; y recibiendo las noticias, la música de otros países, pero también el pintoresco paisaje sonoro de lo local.

En efecto, quedaron atrapados por sonidos exóticos,  de quenas y charangos, pero mucho más rústicos, que salían por alguna emisora en la banda de 60 metros. Y del otro lado del mundo.

El fundador del grupo, y el editor principal de RNM durante la mayor parte de su existencia, fue Tetsuya Hirahara.

Tetsuya Hirahara, es el radioapasionado japonés, quien se inició como simple radioescucha y gracias a su entusiasmo y constancia, profundizó en el conocimiento e investigación, junto a otros colegas en las antípodas, del panorama y cultura radiofónica de nuestro Continente.

Cuando era estudiante de la escuela secundaria, me enteré que había un pasatiempo que consistía en escuchar emisoras lejanas.

El pasatiempo se llama BCL (Broadcast Listening, por sus siglas en inglés), SWL (Shortwave listening) o Diexismo (captura de las señales radiales lejanas, débiles, y/o difíciles).

Comencé sintonizando emisoras nacionales ubicadas a lo largo del archipiélago del Japón, en onda media, a través de una radio portátil de marca NEC.

Pronto, comencé a escuchar emisoras extranjeras en idioma japonés con sus servicios internacionales destinados a Japón en onda corta.

Luego, conseguí un receptor de comunicación de ocho válvulas, TRIO 9R-59DS, para facilitar la captura de las señales extranjeras en onda corta.

En aquella época (década de los años 70) no había internet y la única forma de conocer la actualidad del mundo o divertirse con la música vernacular con facilidad era escuchando las emisoras extranjeras que se transmitían en onda corta.

En una noche de enero de 1974, cuando buscaba algunas emisoras en la banda de los 60 metros, me di cuenta de una señal en la frecuencia de los 5025 kHz que hablaba un idioma extraño que me pareció del sureste de Asia, pero tocaba música andina. Yo tenía por entendido que las emisoras de América Latina, salvo Brasil, hablan castellano.

Anteriormente, nadie había reportado sintonía de la emisora en esa frecuencia. Además, la “música andina” que tocaba la emisora era muy distinta a la que solíamos escuchar en Japón como música folklórica de los Andes, que era más sofisticada y mayormente interpretada por artistas argentinos como Cristina y Hugo, Los Incas, etc., tocando charango, quena, guitarra y bombo.

Las melodías con violín e instrumentos de aire que escuché en esa noche, me parecieron muy rústicas y fueron un gran misterio para mí, pero me emocionaron y me fascinaron de corazón.

Ante mi pregunta, un experimentado Diexista (el que ejerce el diexismo) me respondió que era Radio Quillabamba de la provincia de La Convención en Cusco, con un programa en quechua que tocaba huayno.

Como costumbre de Diexista, envié una carta a la emisora para solicitar un comprobante de sintonía que se llama QSL, usando las siglas del mundo de la radio.

Me respondió gentilmente con una amable carta y un pintoresco banderín. Estuve muy satisfecho por esta correspondencia con la emisora.

Esta experiencia me introdujo al profundo mundo de la sintonía de las emisoras latinoamericanas, las cuales tienen características particulares como: son emisoras pequeñas; tienen servicio a nivel local o regional; son de baja potencia; transmiten programas divertidos, avisos comerciales locales y comunicados personales.

Por estas razones existían muchos diexistas en el mundo que procuraban captar las señales débiles de los países latinoamericanos.

Me fascinaban los programas mañaneros de Radio El Sol y su legendario programa Sol en los Andes con la conducción de Pizarro Cerrón y otras emisoras como Radio América, Radio Victoria, Radio Inca del Perú, Radio Panamericana, Radio Nacional del Perú, Radio Unión, Radio del Pacífico en la capital así también como Radio Tacna; Radio Landa, de Arequipa; Radio Onda Imperial, de Cusco; Radio Eco, de Iquitos; Radio Tropical, de Tarapoto; Radio Oriente, de Yurimaguas, Radio Huancayo; Radio Chinchaycocha, de Junín, Radio Esmeralda, de Huanta; Radio Los Andes de Huamachuco, Radio Libertad de Trujillo, por nombrar sólo algunas. Son totalmente diferentes de las emisoras internacionales como VOA, BBC o Radio Moscú.

Han pasado cuatro décadas y ahora estamos en la era del internet. Las emisoras que transmitían en onda corta ahora tienen un alcance mundial en línea. He dejado de escucharlas con el objeto de conocer la actualidad del mundo.

Sin embargo, mantengo el interés en el fascinante mundo de la radio, especialmente con la historia de las emisoras latinoamericanas.

En el año 2000, participé en un seminario que organizó  el Asian Broadcasting Institute, un grupo de Diexistas de Japón. Su miembro Mitsuo Yamada,  ofreció una charla sobre los programas radiales  locales en japonés en el mundo, incluyendo su breve historia en Brasil.

Inspirado por su información, comencé a investigar sobre la historia de “La Hora Japonesa” en Brasil y, posteriormente, en otros países latinoamericanos como Perú, Argentina, Bolivia, Paraguay y México, a donde inmigraron muchos japoneses. Producto de esta investigación fue la publicación de dos libros sobre su historia:

“A Hora Japonesa” (edición Brasil) en el 2010 y “La Hora Japonesa” (edición Latinoamérica), en el 2012 ambos en idioma japonés.


Otra de las publicaciones preparadas y editadas por la agrupación Radio Nuevo Mundo, fue un manual para el manejo del idioma castellano para los Diexistas japoneses. Una ayuda, pues, para comprender las frases y expresiones en nuestra lengua, de las emisoras latinoamericanas, con el propósito de  facilitar la identificación de las mismas. 

Su portada aprovecha la ilustración que oportunamente difundiera el autor de este blog, con los versos de “La Rayotelefonía, originalmente publicados en Radio Revista, Buenos Aires, Argentina, del año 1922.

Este manual estaba acompañado por una cassette o CD, de una hora de duración, con grabaciones de identificaciones de emisoras varias de la América Central y Andina, sonidos con calidad de estudio.


Lo que alguna vez pudo ser escuchado directamente en las bandas tropicales y de Onda Corta internacional, se convierte hoy en un valiosísimo material histórico documental, gracias a estos registros sonoros. De igual manera, lo son las informaciones detalladas de una plétora de emisoras, que conforman un documento histórico invaluable para el estudio de la radiodifusión sonora de esta parte del mundo, en textos y elementos de ilustración gráfica.

Ello gracias a la voluntad desinteresada de los integrantes de Radio Nuevo Mundo y la inspiración de aficionados como T. Hirahara, entre otros, en su afán de completar los distintos detalles técnicos y las características principales, compilados gracias a  monitoreos, correspondencia mantenida con las radioemisoras e inclusive, periódicas  visitas personales frecuentes a la región. La mayoría de estas emisoras ya no trasmiten más en la Onda Corta. Muchas ya han desaparecido.

Takayuki Inoue Nozaki, también DXista japonés, (a quien dedicamos una entrada recordando su visita al Río de la Plata en 1994, y donde le conocimos personalmente), como integrante de Radio Nuevo Mundo, y a través de su propia publicación Relámpago DX; realizó por varios años, una exhaustiva investigación sobre la radiodifusión en los países de la región andina, sobre todo del Perú.

Los DXistas, el japonés Takayuki Inoue Nozaki, y el uruguayo Horacio Nigro Geolkiewsky, autor de La Galena del Sur, en Montevideo, 1994.

No sólo desde la posición de radioescucha de las Ondas Cortas, sino gracias a la visita personal a las distintas regiones, poblaciones y emisoras y a su conocimiento del idioma castellano, que habla y lee perfectamente,  su constancia y bonhomía, le han facilitado una familiaridad y confianza con los integrantes del personal de las radios que ha recorrido.

TIN, como amistosamente también es conocido, llegó a grabar la identificación en idioma japonés para la emisora peruana Radio Tarma, que también trasmitió en Onda Corta. Y en el siguiente video, grabado en 2018, en el sitio de Radio Chota en Facebook, es entrevistado al aire.

 

La colonia japonesa inmigrante en América del Sur es numerosa, especialmente en Perú y Brasil. Las investigaciones de Tetsuya Hirahara, también han comprendido los programas radiofónicos en estos países, completados en un libro presentado recientemente.

Hirahara profundizó más en las radioemisoras latinoamericanas y en plena era del internet, descubrió que existieron programas radiales japoneses en Latinoamérica. Así, comenzó a investigar la historia de La Hora Japonesa de Brasil, Argentina, Bolivia, Paraguay, México y Perú. Después de varios años de investigación, Hirahara publicó dos libros en japonés: A Hora Japonesa (edición Brasil, 2010) y La Hora Japonesa (edición Latinoamérica, 2012). Este año, acaba de lanzar la edición Perú: La hora japonesa en el Perú, disponible para descarga gratuita en formato PDF. (Fuente).


Agradecimiento:

Publicado en 1980s, 1990s, Audios, banderines, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Documentos, DX, DXers, DXistas, Ecuador, EE.UU., Enlaces, entrevista, Investigación, Japón, libros, Onda Corta, Onda Media, Perú, QSL, radio, radio de Onda Corta, Radio news, Radioescucha, SWL, textos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¡Gracias por un año más!

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

“The Wood Brothers Winter Tour 2018-2019”, afiche por Jessica Roux. (EE.UU., 2018).

Jessica Roux, es una ilustradora estadounidense. Independiente, inspirada en la naturaleza y entusiasta de las plantas y los animales, usa colores tenues y formas rítmicas, desarrollando su arte en la flora y la fauna con detalles intrincados.

Ella es autora de este cartel o afiche, encargado para la gira de invierno de los “Wood Brothers”, conjunto de música country de su país. Es una impresión serigráfica a seis tintas, impresa por Triple Stamp Press, EE.UU., en 2018.


Fuente:

Publicado en 2018, Arte radiofónico, Artistas, EE.UU., Ilustración, Música y canciones, radio, Receptores | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario