Cómo será la Radio en el Hogar en el Año 1950. (Hugo Gernsback, 1935).

Transcribimos del número de marzo de 1935 de la publicación argentina “Radio Revista”:

“Dentro de los quince próximos años se ha de producir un desarrollo y perfeccionamiento portentoso de la radio, que permitirá disponer en el hogar de instalaciones realmente extraordinarias.

Veamos lo que dice al respecto Mr. Hugo Gernsback, en su prestigiosa revista “Radio Craft”.

blockquoteEl público en general sabe que uno de mis entretenimientos ha sido siempre – en cuestión radio –  el de prever  lo  que pudiera ocurrir, sobre la base de los estudios realizados en un momento dado.

Así es como en los últimos veinte años en diferentes oportunidades, me he permitido predecir lo que a mi juicio bien podría ocurrir en radio y lo interesante es que luego esas predicciones se han cumplido con mayor o menor exactitud, y muchas de ellas fueron luego adoptadas universalmente.

Para no remontarnos demasiado lejos, vamos a refrescar la memoria de los lectores aficionados de los primeros años.

En 1921, cuando yo era editor de “Radio News”, publiqué en diferentes oportunidades mi opinión sobre lo que podría  llegar a ser el receptor del hogar; predije entonces que los aparatos  radio-receptores  del tipo consola serían de uso constante, y hasta los bauticé: radiotrola. Posteriormente el tiempo me dió la razón y aquel tipo de aparatos se hizo común. Se recordará también que aquellos aparatos comenzaron a ser fabricados comercialmente en el año 1926 aproximadamente.

Lo interesante es que no debe pensarse que predecir acontecimientos de esta índole sea cosa extraordinaria; por el contrario, es fácil cuando uno está interiorizado de la evolución de la radio; únicamente que es cuestión de tiempo. El tiempo no puede precisarse con exactitud, pero un hecho en sí, puede determinarse como seguro, con sólo sentido común y, naturalmente, conocimiento.

Para predecir un progreso de la radio, siempre tengo en cuenta las condiciones de la evolución de la ciencia de mi predilección, desde un punto de vista que me parezca razonable.

Otras veces sucede que la idea hasta se lleva a la práctica, pero inconvenientes de detalles impiden de ponerla a disposición del público pues cuando una cosa se populariza en esta forma es sólo cuando se ha llegado a la mayor sencillez posible; de otra manera, no puede ponerse al alcance de todo el mundo.

Por lo tanto, es mi propósito ofrecer ahora al lector algunas de esas predicciones sobre lo que podrá llegar a ser la radio en el hogar, posiblemente allá por el año 1950. No creo exagerar mucho el pensar que éste sea el límite máximo, pues a lo mejor se cumple bastante tiempo antes del que estimo como probable.

Por lo pronto, puede descontarse que el radio-equipo para el hogar por aquellos años deberá incluir la televisión. Junto con los técnicos actuales de esta ciencia, estoy de acuerdo en que, para entonces, será ya una cosa enteramente corriente.

Además, por aquel entonces la televisión no recurrirá a los medios mecánicos sino que exclusivamente se emplearán los tubos catódicos, que serán los que suministrarán los mejores resultados. Tampoco será necesario utilizar los de grandes dimensiones que hoy se emplean en los laboratorios, sino que se emplearán unos muy pequeños pero de gran rendimiento.

También será corriente la recepción de facsímiles; sí por ejemplo, el aparato se encargará, todos los días se suministramos una hoja impresa, a manera de diario, con la información que nos interese, pues ya sintonizaremos lo que deseamos.

Para que el lector pueda formarse una clara idea. de lo que podrá ser el equipo, publicamos un esquema lo suficientemente explicativo.

Cliquea en la imagen para verla a mayor tamaño


Publicado en:

  • Radio Revista, Buenos Aires, Argentina, marzo 1935. (Archivo Horacio Nigro Geolkiewsky/LGdS).
Publicado en 1935, Argentina, componentes electrónicos, Documentos, EE.UU., Los principios, Notas de prensa, radio, Radioescucha, Receptores, Televisión | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

“Un televisor no debe ser un dolor de cabeza”. (Uruguay, 1960).

La televisión llegó al Uruguay en 1956, de mano del pionero Raúl Fontaina, de Radio Carve, con el primer canal comercial y privado, SAETA TV, Canal 10, inaugurado el 7 de diciembre de ese año, desde el predio de la Exposición Nacional de la Producción en el Cilindro Municipal. 

Una cámara manejada por “Pisa” Severino, la dirección de Raúlito Fontaina y el trabajo de un puñado de técnicos, electricistas, tramoyistas, escenógrafos, maquilladores, locutores, iluminadores, operadores, actores, etc. empezó desde los viejos “galpones”.

Pocos eran, sin embargo,  quienes tenían un aparato de TV en ese momento. La recepción era dificultosa en algunas zonas de la ciudad. Se hacía televisión a fuerza de voluntad y cierto nivel de improvisación. SAETA era el único canal. Paulatinamente, aparecieron marcas de aparatos y sus importadores y vendedores, instaladores de antenas, talleres de  service técnico, avisadores…

1960: aviso publicitario para el televisor “Grundig”, de origen alemán, que importaba y vendía la casa de venta de electrodomésticos “Walford Radio Televisión”, en Montevideo. El texto publicitario presenta un ostensible error: “Grunding”, en lugar de “Grundig”. (“Reporter”, Nº2, 14 de diciembre de 1960). (Biblioteca Digital Trapalanda de la Biblioteca Nacional, Uruguay).

Cuatro años más tarde, ya se vislumbraba la aparición de otras señales en Montevideo. 


La revista “Reporter”, en su Nº 2, con fecha 14 de diciembre de 1960, publicó un interesante artículo con el título “Un  televisor no debe ser un dolor de cabeza”, con un informe esclarecedor al consumidor, de qué aparatos y accesorios podría adquirir, en vista de ampliarse la oferta programática con nuevas señales de aire.

Es el informe, con abundancia y detalle de datos, consejos y referencias muy esclarecedores, que transcribimos a continuación:

bg-blockquoteEL próximo año será muy importante para la televisión uruguaya. Dos estaciones comerciales —el Canal 4 y el Canal 12—, saldrán al aire a competir con la existente emisora SAETA Canal 10. Y hasta es posible, aunque mucho menos seguro, que el SODRE ponga finalmente en funcionamiento su retardado Canal 5, cuyo transmisor, antena, cámaras y todo lo necesario para operar llegaron a Montevideo hace más de tres años y están guardados en cajones, víctimas de la ineficiencia burocrática.

Habrá programas para elegir. Y estos programas podran ser vistos en la ciudad de Montevideo y alrededores hasta distancias de 60 kilómetros, y quizá más si las nuevas emisoras dan a sus antenas alturas y rendimientos adecuados.

El momento invita a comprar. Y aunque los precios son relativamente altos, no hay ningún indicio que permita suponer una baja en el futuro inmediato. Más bien, la tendencia será a la suba, como resultado de la incidencia de gravámenes diversos y del costo cada vez más alto de los materiales en el mercado mundial. Por todo ello, adquirir un televisor deberá considerarse una operación delicada. He aquí algunos buenos consejos, basados en las opiniones de técnicos uruguayos especialmente consultados:

Las pantallas

En la elección de un televisor, ha de considerarse en primer término la dimensión de la pantalla. La mayoría de los receptores que se ofrecen son de 21 pulgadas, tamaño más que suficiente para el 95 % de las familias uruguayas. Usted no necesita pantallas de 23 ni de 24 pulgadas, si no tiene ambientes muy grandes donde colocar su aparato. La pantalla de 17 pulgadas es muy adecuada para las casas del Uruguay, donde el living-comedor es bastante reducido.

Si usted no puede alejarse más de 3 metros para ver TV, las imágenes de 17 pulgadas le parecerán mejores, más claras y con más detalles.

Para los dormitorios, se recomiendan pantallas pequeñas: la de 14 pulgadas es muy adecuada en la mayoría de los casos. Pero en estos momentos hay muy pocos aparatos de tales características en nuestras casas comerciales. Las pantallas suelen venir protegidas por un cristal que las recubre. Conviene que sea plástico, aunque tendrá que tener cuidado al limpiarlo, pues se rayan fácilmente. Protectores coloreados, polarizados o antirreflectivos, mejoran algo la visión en ambientes iluminados, pero no son esenciales. No pague por ellos una suma importante.

La pantalla (tubo, imagen o Kinescopio) suele venir en dos estilos: el convencional de 90º y el más moderno de 110º. Este último permite reducir la profundidad del receptor; haciéndolo más compacto y elegante. Pero esa es la única ventaja del tubo de 110º, ya que en él, la imagen no mejora y demuestra tendencia a mayores deformaciones.

Mueble y estilo

Los aparatos que se le ofrecerán pueden ser de mesa, de pie, —incluyendo en esta categoría a las consolas— y portátiles.

Algunos modelos traen patas atornilladas o retirables a voluntad, permitiendo que usted los ubique en un lugar fijo o sobre mesitas rodantes que permiten pequeños desplazamientos. En la consideración de mueble, color y estilo tendrá que tomar en cuenta el amoblado del lugar donde piensa ubicarlo. Si elige un modelo portátil (con antena incluída) es bueno que no confíe demasiado en tal antena y provea la colocación de otra exterior, con derivaciones para todos los lugares donde piensa utilizar el televisor. Recuerde que los aparatos en cajas de madera suelen tener mejor sonido que los de caja de metal.

Marca y armado

Prefiera las grandes marcas, mundialmente conocidas, siempre que sean vendidas o distribuidas por entidades comerciales responsables. Es importante que los elementos del aparato sean importados y de buena procedencia, pero no es esencial que el aparato haya ingresado al país totalmente armado.

Entre las ventajas del armado nacional, están la reparación más fácil y un precio del receptor considerablemente más bajo.

Entre las desventajas figura la de que los receptores totalmente importados suelen incluir diversos adelantos y “chiches” que no se encuentran en los armados nacionales. Y son más compactos también, como resultado de los circuitos impresos.

Compruebe que el receptor que le venden tenga 12 Canales (del 2 al 13). El Canal 1 no existe en ningún aparato ya que la denominación fue abandonada internacionalmente en los comienzos de la TV. Algunos aparatos carecen de ciertos canales. Exija seguridades que el receptor pueda operar en todos los canales mencionados. Esto es muy importante.

Por regla general todo vendedor le garantizará el funcionamiento del receptor por un año. Pero no querrán extender la garantía a las válvulas ni al costoso tubo imagen (pantalla). Algunas casas, más liberales, garanten el tubo imagen por 3 meses y las válvulas chicas por un mes. Trate de conseguir por lo menos eso. Aunque no es frecuente, ha ocurrido que el tubo se queme a las primeras de cambio.

Recepción a distancia

Algunos receptores son más sensibles que otros y se comportan mejor en lugares donde la recepción es débil. No se ponga muy nervioso con la recepción de estaciones argentinas. Pese a que el 60 % del costo de la antena está invertida en el elemento dirigido a Buenos Aires, lo cierto es que en 9 oportunidades de cada 10, ni usted ni nadie podrá ver los programas porteños. Razones: Montevideo está fuera del área de alcance de las estaciones argentinas. Y cuando éstas llegan, es por mera casualidad: una especie de regalo de las capas ionizadas de la alta atmósfera que reflejan las ondas, haciéndolas caer sobre nuestra capital. Pero aún en estos casos, la transmisión puede desvanecerse en cualquier momento. Un amplificador de antena (booster) mejorará algo, (muy poco) este incierto panorama.

Antenas 

Es casi seguro que su televisor necesitará antena exterior. Nuestro Canal 10 es una estación de poca potencia pero la recepción de Buenos Aires, requiere siempre una antena de alta ganancia: dos napas,  20 elementos o multicanal. La recepción de SAETA no es tan critica y queda ampliamente asegurada con una antena de 5 elementos.

Las antenas de bronce son más durables y mejores, —aunque más pesadas— que las de aluminio. Un caño de hierro galvanizado de 6 metros, con sus correspondientes riendas y grampas de amure, es lo habitual para el sostén del sistema captador de señales.

Quizás la próxima aparición de los Canales 4 y 12 obliguen a algunas reformas y encarezcan su antena.

La ubicación de estas emisoras en distintos puntos -Canal 4 en el Palacio Salvo y Canal 12 en Plaza Libertad— exigirán algunos reajustes, pero los gastos serán pequeños.

Los costos

Los receptores tipo de mesa, con pantallas de 21 pulgadas pueden costarle entre $ 4.650.00 y $ 6.000.00 en armados nacionales. Receptores equivalentes, armados y calibrados en sus países de origen son considerablemente más caros: $ 6.700.00 a $ 9.000.00, de acuerdo a sus marcas, procedencias y diversos pequeños detalles o “lujos”. Los aparatos de pie y las consolas en armados nacionales, pueden costar entre $ 5.250.00 y $ 7.900,00.

Algunos de éstos tienen radio de onda larga o pasadiscos incluídos. Aparatos de 23 y 24 pulgadas, generalmente importados, en hermosas consolas y con 2 ó 3 altoparlantes, suelen costar entre $ 11.000.00 y $ 14.000.00. Estos son los aristócratas del mercado. Aparatos de mesa de 17 pulgadas se encuentran muy pocos y su precio se diferencia escasamente de los de 21 pulgadas. (aproximadamente 8 % menos). En cambio los portátiles de 17 pulgadas, armados en origen —aquí todavía no armamos portátiles— cuestan alrededor de $ 7.000.00.

Las antenas tienen precios más uniformes. Colocadas, con elementos de alta ganancia para recepción de estaciones argentinas y parrilla para SAETA, se cotizan entre $ 620.00 y $ 795.00. Puede haber recargos si su azotea es de tejas, techo a dos aguas ($ 150.00) y en otros casos especiales. Siempre pagará $ 3.00 por cada metro de bajada después de los primeros quince, que se incluyen en el precio inicial. Este detalle debe ser tenido en cuenta en casas de apartamentos de varios pisos.

Otros gastos: carrito o mesita de ruedas en hierro, desde $ 110.00 a $ 180.00. En madera desde $ 140.00 a $ 270.00. Si Ud. vive en algún barrio donde la corriente tiene grandes caídas de voltaje, tendrá que comprar un transformador regulador de tensión. Los mejores son los automáticos: cuestan $ 675.00.

Cómo pagar sin dolor 

No se asuste: le darán facilidades en casi todas las casas. Lo corriente es exigir una entrega inicial que va del 20 % al 50% del valor de su compra. Y luego le otorgarán 10, 15, 18, 24 y hasta 30 meses. Los intereses son muy moderados: 2 % de recargo. También habrá que pagar algo por la gestión (timbres $ 20.00) y en algunas casas le facturan por separado gastos de cobranza ($ 80.00) que usted puede redimir si va a pagar personalmente.

Pero aún suponiendo que no pudiera hacer ninguna entrega inicial, todavía puede haber televisión para Ud.: hay quien le entrega el aparato, con tal que se comprometa a pagarlo en 10 meses. Ahora piense, y después, decídase. 


En el número siguiente de “Reporter”, el Nº3, del 28 de diciembre de 1960, la revista publicó el siguiente comentario de un lector radicado en la ciudad de Florida, distante a 97 kilómetros de la capital.


Otro aviso publicitario de Walford Radio Televisión, Montevideo, Uruguay, publicado en “Reporter”, Nº24 del 4 de diciembre de 1961. Se aprecian los nombres de las principales marcas de televisores que ofrecía la firma, “instalados en el día”.
(Fuente: Biblioteca Digital Trapalanda de la Biblioteca Nacional, Uruguay).


Fuente:

  • Revista “Reporter”, Nº 2 , 14 de diciembre de 1960 y 3, 28 de diciembre de 1960, Montevideo, Uruguay. (Biblioteca Digital Trapalanda de la Biblioteca Nacional, Uruguay. Licencia).

 

Publicado en 1960, antenas, Documentos, Investigación, Los principios, Montevideo, Notas de prensa, Televisión, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

“El teléfono sin hilos”. (Mundo Uruguayo, Diciembre 21, 1922).

“Es evidente que el radio nunca reemplazará al teléfono… será un adjunto más bien que un substituto del teléfono y el telégrafo…”.

Publicado en 1922, Documentos, Montevideo, Notas de prensa, radio, Radioescucha, Receptores, textos, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

La radio (“Esta es mi vida”, revista “Mía”, Buenos Aires, Argentina, 1991).


Agradecimiento:

  • Edison Tavano, Salto, Uruguay.
Publicado en 1930, 1991, antena, Argentina, Documentos, Los principios, Notas de prensa, radio, Receptores, textos, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Las radios del Bar “Hollywood”. (Montevideo, Uruguay).

 

“El boliche ha cerrado sus puertas,
Ya no hay risas, ni luz, ni alegría,
Y en la calle ruinosa y desierta
Sopla un viento de desolación.
La piqueta fatal del progreso
Arrancó mil recuerdos queridos,
Y parece que el mar, en un rezo,
Demostrara también su aflicción.


Fragmento de “Adios mi barrio” (Candombe, letra de Víctor Soliño – Música de Ramón Collazo).


El Bar Hollywood, en Montevideo. Reducto de parroquianos, mostrador y estaño, en la populosa esquina céntrica, ha cerrado sus puertas. Allí quedaron historias trasnochadas, cafés, cañas y whiskys. Y alguna canción con nombre de mujer.

El Bar Hollywood, en Montevideo, ya es historia. Otro reducto de parroquianos, mostrador y estaño, en la populosa esquina céntrica, ha cerrado sus puertas. Allí quedaron historias trasnochadas, cafés, cañas y whiskys. Algún tango y varios goles entre sus paredes. Y, también. alguna canción con nombre de mujer. (Foto Conlacamara.com).

El Bar “Hollywood”, en la esquina de la calle Ejido y la Av. Uruguay, de la ciudad de Montevideo,  ha cerrado definitivamente.

blockquoteEl Bar Hollywood fue uno de los pocos boliches boliches, del tipo antiguo que van quedando en el Centro de Montevideo, con parroquianos tomándose una en el mostrador o en una de esas mesas con tapa de cármica y una pata renga que hace que la copa o el pocillo de café vuelque dos por tres un poco de su contenido […] en él se inspiró Alberto “Mandrake” Wolf para su célebre tema “Miriam entró al Hollywood”. ¹

Las instalaciones fueron rematadas el miércoles 14 de diciembre de 2016. Y entre el detalle de las mismas, en las fotos del lote que publicó el rematador, se hallaban estos radiorreceptores.


 

“Otra vez los boliches nocturnos,
amarillos de sueños perdidos,
quinieleros de suertes extrañas,
azulados en humos y vinos.

Viejas radios rezongan canciones,
un Gardel arrullando su trino,
y en la mano madera de un tango,
un borracho camino al ayer.

Desgastadas paredes que miran
sin fervor, sin asombro las cosas,
por el ojo de buey descordado
de un reloj que hizo el tiempo y murió.

Opacados espejos que imitan
otra vida mejor, o la misma,
marioneta de pan en la niebla
tras un sol empañado de alcohol.

La soledad, con el alcohol,
suelta un gorrión, que por el aire del alma se va.
Con el alcohol, la soledad,
tibio gorrión que por el aire del alma voló.

El boliche conversa en silencio
sus palabras de vidrio y tabaco,
cuando llueve las sombras florecen
desolados versos de papel.

Los amantes se buscan el alma,
naufragados de urgencias preguntan,
y el destiempo les duele en el alma,*
laberintos de mar el amor.

La soledad, con el alcohol,
suelta un gorrión, que por el aire del alma se va.
Con el alcohol, la soledad,
tibio gorrión que por el aire del alma voló.
Y otra vez vuelvo a buscar,
boliche viejo en tu ayer, lo que nunca volverá.


* Alfredo Zitarrosa dice “el destiempo les duele en la sangre”.

“Los Boliches”, poema de  Ignacio Suárez, música de Yamandú Palacios.


 

Meses atrás, cambio de bar
queriendo cambiar la huella
otro bar más, otro mostrador
y la misma hilera de botellas.

Nunca soñó, por la puerta de ese bar
entraría una mujer tan bella,
Miriam entró al Hollywood.

Música sonó,luces de baile giraron
en su aturdida cabeza
ella lo miró, fuego pidió
con una sonrisa tan tierna
no supo jamas, como terminó
charlando con ella en su mesa.

Miriam entró al Hollywood
y se sintió bien, mejor q bien
con esa pendeja tan linda
en la mita’ de la vida
ese premio ni en la lotería

al verla reír, y sus ojos brillar
a puros divagues y fantasías
Miriam entro al Hollywood
y contó 10, y no pensó más
y puso sus labios en los de ella
sin respirar, sin vacilar
se besaron en cámara lenta

la tarde se fue, viernes invernal
las luces del centro se encienden
Miriam entró al Hollywood
al Hollywood

la tarde se fue, viernes invernal
las luces del centro se encienden
Miriam entró al Hollywood
al Hollywood


Alberto “Mandrake” Wolf y Los Terapeutas.


blockquoteUna vez le preguntaron a Mandrake si la canción estaba basada en un hecho real e inspirada en el Bar Hollywood de Ejido y Uruguay, a lo que el músico contestó :

– Miriam es una mezcla de realidad e invento. 

  En realidad era al revés: se trataba de una mujer veterana cortejando a un muchachito, pero     yo no tuve el talento para escribir lo que pasaba por la cabeza de esa señora, así que di vuelta     las cosas y pensé como un viejo verde y me salió muy naturalmente.

Lo anecdótico del video es que a pesar de que el Bar Hollywood fue el que inspiró al artista el video que les dejo a continuación no fue filmado en él, ya que según Mandrake, “El gallego Félix, que era el dueño del Bar no quizo cerrar el boliche toda una tarde para filmar el video, por mas que se le ofreció plata para hacerlo para no desatender a su clientela “.
Al final el video se grabó en el Café Iberia, otro bolichón antiguo casi llegando a la Ciudad Vieja en la calle Uruguay esquina Florida.

El video no es nada del otro mundo, pero la canción “Miriam entró al Hollywood” es una de mis predilectas y no temo en afirmar que es uno de los temas históricos de la música uruguaya. ²


Agradecimiento:

Publicado en 2016, Galería fotográfica, Montevideo, Receptores, textos, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Don Cayetano Sapere, Argentina: pionera recepción del primer canal de TV uruguayo.

Cayetano Sapere.

El 8 de diciembre de 1956, un día después que SAETA TV Canal 10, de Montevideo,  inaugurara la televisión comercial en el Uruguay; desde Martínez, provincia de Buenos Aires, el radiotécnico y radioaficionado argentino  Cayetano Sapere captó sus señales a través del Río de la Plata, siendo la primera recepción más allá de fronteras para un canal de televisión uruguayo.

Las relaciones con las autoridades del primer canal de la TV comercial uruguaya y el técnico argentino continuaron años después de cordial manera. Se pensaba en aquel entonces que la televisión uruguaya podría acceder a la teleaudiencia del vecino país, de forma regular. Y que con antenas de alta ganancia instaladas en las dos orillas, y que Sapere perfeccionó y patentó, la recepción de las respectivas emisoras de TV sería un hecho relativamente fácil.

En el hito de la primera recepción del Canal 10, utilizó un aparato receptor de construcción argentina y una antena convencional perfeccionada para cubrir largas distancias.

En ese momento, SAETA utilizaba un equipo trasmisor experimental de 15 Vatios (como comparación, Canal 7 TV, Radio Belgrano, Buenos Aires, tenía 5000 Vatios).

Las señales que se recibían en su laboratorio de la localidad de Martínez eran muy vagas y esporádicas. Más adelante, cuando la emisora uruguaya llevó su potencia a 950 Vatios, el Sr. Sapere pudo percibir trasmisiones más perfectas y con cierta regularidad, sometidas sin embargo a las contingencias atmosféricas y climáticas.

Raúl Fontaina (h), al mando de la primera cámara de TV que utilizó el canal 10 de televisión.

Raúl Fontaina (h), al mando de la cámara de TV que utilizó el canal pionero de la televisión uruguaya. (Fuente: Jeannie Fontaina).

Raúl Fontaina (h), fue el primer director general de SAETA TV en 1956. Era hijo de uno de los fundadores de Radio Carve de Montevideo y su cadena SADREP. Realizó la primera transmisión televisiva en nuestro país, el 7 de diciembre de ese año, cuando anunció: “Señoras y señores, a partir de este momento, CXATV Canal 10 SAETA está en el aire, para todo el Uruguay…”

Tras la captación de la estación uruguaya, Cayetano Sapere se puso en contacto con Raúl Fontaina (h), quien estaba a cargo de las pioneras trasmisiones de SAETA TV, habiendole comunicado éste, que para antes de finalizar el año, el canal iba a instalar un equipo de 2.000 Vatios, “lo que permitirá -agregó Sapere- utilizando antenas especiales, que el público argentino pueda captar con regularidad y en forma permanente, las trasmisiones de aquella estación. Será prácticamente la creación de un nuevo canal para la televisión nacional”.

Cayetano Sapere, un destacado aficionado

El rotativo argentino “La Prensa”, fue el primer diario de ese país en informar, el 27 de mayo de 1957, las experiencias que realizaba el señor Cayetano Sapere, en su calidad de director del Instituto de Aerovisión Argentina. En aquella oportunidad, el señor Sapere -sin excederse en declaraciones sensacionalistas- señaló de manera concreta cómo recibía emisiones de  Estados Unidos, Caracas, Puerto Rico, Cuba, Brasil, y lógicamente Montevideo.

El Sr. Cayetano Sapere, sentado, y su hijo Amílcar Ramón, que lo secunda, en su gabinete de trabajo en Martínez, Buenos Aires, Argentina. (“La Prensa”, Buenos Aires, 27 de mayo de 1957).  (Archivo familiar Pablo Sapere, Argentina).

El 5 de febrero de 1954, este aficionado argentino logró oir señales de televisión, cuando se hallaba trabajando con un conversor de 6 metros, aparato que se aplica a un receptor común para obtener recepción de altas frecuencias. La aplicación de un oscilador telegráfico demostró que eran señales de frecuencias moduladas y que correspondían a la estación de México, XEW, en el canal 2.

Las antenas

La investigación de los canales de televisión fue encarada a continuación mediante el estudio de las antenas, ya que para cada canal fue menester estudiar una en particular, especialmente cortada en sus dimensiones y medidas, como para posibilitar la máxima ganancia.

En tal sentido, debe destacarse por ejemplo, que las antenas usadas en el Canal 7 de Radio Belgrano, no permitían recepciones en otros canales. “Para captar en el futuro estaciones locales que trabajen en otros canales será preciso instalar otras de diferente tipo. Tambien cabe señalar que la antena, una vez diseñada, se la orienta hacia el lugar de emisión, ya que por un sistema mecánico de movimiento se puede lograr la rotación de 360 grados”.

Recepción de sonido e imagen

Siempre según la crónica de “La Prensa”, de Buenos Aires, del 27 de mayo de 1957, se informaba que “el receptor de televisión  con que el señor Sapere realizó las experiencias es de construcción nacional, con algunas ligeras modificaciones”.

“Vencidas las primeras dificultades, se logró en marzo de 1954, fijar imagenes en el canal 4 de la estación Radio Tupí, de San Pablo, Brasil, entre las 20 y las 22, hora en que esta estación cierra la trasmisión. El sonido se presentó nítido y perfecto como el de cualquier estación de radiofonía local”.

“En el canal 2, con una antena muy mejorada, se experimentó luego con mucho éxito, captándose sonido e imagen de la estación mexicana XE-W, en forma casi continuada y con señales de audio muy firmes. De la misma,  se logró captar programas completos que fueron grabados en cinta fonomagnética”.

“Moviendo la misma antena hacia el noroeste, y siempre dentro del canal 2. se captaron audiciones de la Estación Radio Caracas Venezuela TV, pero fue siempre muy difícil “parar” la imagen que tuvo fijaciones esporádicas.

“En el canal 3, se recibió la estación XEZ, de México, y otras no identificadas: en el 4, se oyó una estación cubana y además se tomaron fuertes impulsos de sincronismo y audio de una estación de Puerto Rico, pero nunca en condiciones suficientemente buenas como para poder identificarla, y en los canales 5 y 6, se recibieron señales hasta ahora no definidas”.

Un curioso fenómeno

“Durante el desarrollo de estas experiencias -manifestó el Sr. Sapere- ocurrieron muchas cosas interesantes, tal como lo acontecido en una oportunidad durante la cual se captó la proyección de una película de temas náuticos, según resultó de la interpretación del diálogo y de los sonidos, en tanto que no fue posible fijar la imagen.

“La estación trasmisora era norteamericana y no se pudo tomar la característica.

“Lo sorprendente del caso es que fue preciso cambiar la orientación de la antena a medida que avanzaba la noche, y que ella variaba de acuerdo con el recorrido de la Luna; ello hace suponer al Señor Sapere que se haya logrado la recepción por el reflejo de la Luna. Esto no ha vuelto a ocurrir posteriormente”. 

En el Canal 10

“Una de las mayores emociones que me depararon estos ensayos -nos informó nuestro interlocutor- fue cuando tomé por primera vez la estación de radio ZAETA (sic), en el canal 10, el 8 de diciembre del año pasado.

“Esa estación del Uruguay, trasmite con una potencia que es muy difícil recibir en Buenos Aires y en esa oportunidad funcionaba con caracter experimental.

“Enterados de mi recepción -continuó el señor Sapere- fui llamado por teléfono en horas de transmisión por el presidente de esa emisora y reporteado.  En tales condiciones, yo los recibía por televisión y ellos a mí por teléfono. Por lo tanto, esa conversación fue escuchada por todos los televidentes del Uruguay”.

Interrogantes actuales

Bajo este subtítulo  continúa el reportaje:

“Con estos antecedentes, el señor Sapere estima que las ondas de alta frecuencia deben canalizar en el espacio como consecuencia de la diferencia de temperatura entre las capas de aire”.

“La mejor recepción de estas transmisiones se logró en días en que se produjeron fuertes cambios de temperatura, especialmente durante aquellos en que el calor era sucedido bruscamente por el frío. Ello induce a suponer al señor Sapere que  esas señales ultraelevadas se canalizan y viajan entre ambas capas térmicas.

“Por otra parte, los ensayos actuales no se desarrollan cuando se desea, sino en oportunidades  en que las condiciones atmosféricas lo permiten”.

Antecedentes del señor Sapere

Cayetano Sapere nació en Maza, provincia de Buenos Aires, el 22 de abril de 1908. Orientó su vocación por los estudios de electrónica, luego de cursar el colegio secundario. Como radioaficionado se especializó en la instalación de antenas aéreas.

Tarjeta QSL de la estación de radioaficionado LU5DJZ, perteneciente a Cayetano Sapere. (Cortesía Pablo Sapere, Argentina, archivo familiar).

Fue director de una revista técnica de la materia, colaboró en el periodismo de la provincia y cursó estudios en diversas compañías especializadas.

Recorte de la revista Cine Radio Actualidad, Montevideo, Uruguay, del 21 de noviembre de 1958. (Cortesía Pablo Sapere, Argentina, archivo familiar).

En 1947 registró una patente de invención referente a mejoras relacionadas con reproductores de sonidos fonográficos. Se estableció en Martínez, donde siguió haciendo estudios y experimentos.

El estudio de las capas ionosféricas

El artículo periodístico de “La Razón”, comenta seguidamente que consultada la opinión de los técnicos en la materia con respecto a las causas de esas recepciones de televisión procedentes de otos países “se nos manifestó que en esta época el ciclo solar responde a un máximo de actividad y las frecuencias máximas utilizables en circuitos tales como el de Buenos Aires y México, suelen ser del órden de las que corresponden a las de los canales 1 y 2 de televisión, estimándose que cuando aquella disminuya posiblemente esos fenómenos no se produzcan”.

“Se explica ello -continúa- por la radiación ultravioleta del Sol sobre los gases enrarecidos de la alta atmósfera, que se halla ubicada más allá de los 80 kilómetros a partir de la superficie terrestre.  Esos gases se ionizan formando estratos o capas ionizadas que reciben técnicamente el nombre de Región D, Capa E, Capa F1 y Capa F2 durante el día, y capa F durante la noche.

“Dichas capas son las que posibilitan las comunicaciones radioeléctricas a larga distancia, ya que actúan -para dar una similitud con fenómenos conocidos- como un gran espejo que refleja las ondas, permitiendo así su retorno a la Tierra.

“Las capas ionosféricas reflejan solamente las frecuencias que están por debajo de una llamada “Máxima Frecuencia Utilizable”, comunmente llamada entre los técnicos “MUF”, que varía con las horas, la situación geográfica del punto de reflexión, la estación del año y la actividad solar.

“En la actualidad, la “Máxima Frecuencia Utilizable” puede ser predicha y de ese modo se pude establecer qué frecuencias conviene usar para las comunicaciones radioeléctricas.

“Con respecto a las señales de Radio Zaeta (sic) desde el Uruguay, y Radio Tupí de San Pablo, Brasil, el fenómeno se debe posiblemente a una canalización troposférica debida a capas de aire de distinta temperatura, que es frecuente en la observación de los ecos del radar, cuando éste detecta objetos más distantes que su alcance normal.

“Por último cabe destacar que el estudio de las capas ionosféricas se realiza en nuestro país [Argentina], desde el año 1950 y que durante el Año Geofísico Internacional será incrementado, de acuerdo con los compromisos contraídos en tal sentido.

El diario, finalizando la nota recoge seguidamente el testimonio de otras observaciones similares que se hicieron en la provincia argentina de Mendoza.

A tales efectos dice:

“Corroborando las observaciones hechas por el señor Sapere, nuestro corresponsal en Mendoza nos ha hecho llegar la siguiente información:

“Mendoza, 26 – El señor Rodolfo Osvaldo Machado, empleado del Banco de la Nación en San Martín, informó que desde 1954 está captando imágenes y sonidos de televisión de transmisiones regulares efectuadas por estaciones de México, Guatemala, Venezuela, Cuba, Puerto Rico, Brasil y otros países”. 

“En la mencionada ciudad, el señor Machado posee un receptor común de televisión al que ha colocado antenas especiales para diferentes canales”.

“El interés del hecho reside en que, según se sabe, las emisiones de televisión sólo pueden ser captadas dentro de distancias limitadas”.

“Las aseveraciones del señor Machado, en cuanto a la recepción de imágenes y sonidos de aquellos países, han sido confirmadas por otras personas responsables que declaran haberlas apreciado, si bien no siempre la captación es posible ni tampoco resulta nítida en todos los casos”. 

Algunas opiniones del señor Sapere

Un año después, la revista uruguaya “Cine Radio Actualidad” en una nota publicada en el número del 21 de noviembre de 1958, en base al reporte de Raúl Vázquez, su corresponsal en la ciudad de Buenos Aires, resume en términos generales la nota de “La Razón” de Buenos Aires, e incluye el siguiente párrafo:

“El señor Sapere, que se ha entrevistado en estos días con la gente de SAETA, cree que muy pronto se podrá divulgar su T.V. en Argentina.

Estima que habrá que “crear una conciencia al público”. (…) Nos señala que ha presenciado programas de directo valor popular desde el Uruguay, como los de Barbieri, Raimundo, Pastore, Vicente Rubino (estos dos últimos, precisamente en ocasión en que en Argentina un sacerdote pot T.V. el R.P. Moledo – monopolizaba con sus palabras al teleauditorio, de lo que el señor Sapere saca conclusiones lógicas y en modo alguno de ofensa u ironía para nadie, sino en el bien del teleauditorio de escoger lo más a tono con su sensibilidad).

“Nos sigue señalando  -continúa el reportaje exclusivo- su gran y alta estima por los directivos de SAETA, en especial por “Raulito” Fontaina, que con su esfuerzo y los muy denodados de las personas que colaboran han permitido que ya no sea un proyecto la T.V. en Argentina, y muy pronto esté en el público. Nos señala que ha visto orquestas uruguayas de mucha calidad. 

“Sintetizando -nos dice- que pronto y con el uso de las antenas adecuadas -el tiene patentadas dos: Nº de Patente 111.117 y 112.442 para televisar – será la T.V. uruguaya un hecho en Argentina.

Y se acompaña de la siguiente página que con viñetas humorísticas. (Cliquea en ella para verla más grande).


Dos años más tarde, en 1958, la revista argentina Canal TV  reporta la actividad de Cayetano Sapere sobre sus recepciones de televisión uruguaya en la vecina orilla.

Las antenas que permiten a gente de Junín, de Rojas, de Chivilcoy, de Dolores y otras zonas alejadas ver no solo el Canal 7 sino el 10 de Montevideo. Su costo va de 600 a 1.500 pesos.

Precsamente, en un artículo del 4 de junio de ese año, con el título “Veremos el canal uruguayo” se muestra al técnico argentino con una antena para televisión de alta ganancia. Y se lee el siguiente texto:

“Los círculos allegados a nuestra televisión,  se convulsionaron a fines de la semana pasada, cuando varios llamados de la zona norteña, Accassuso, La Lucila y Martínez, nos anunciaron que estaban captando perfectamente los programas del CANAL SAETA, desde el Uruguay; y que inclusive, el propio  dueño de la estación montevideana, señor Raúl Fontaina, auténtico pionero de radio y televisión en la vecina orilla, se dirigía a los espectadores de la Argentina, a la vez que mantenía una conversación telefónica con el técnico Director del Instituto de Aerovisión Argentina. 

“Por intermedio de tal emisión, el propio señor Fontaina prometió que inmediatamente planificaría la colocación de implementos necesarios para dotar de mayor potencia a la estación uruguaya, con el fin de que los televidentes de nuestro medio percibieran los programas de SAETA regularmente.

“En posesión de tales antecedentes, CANAL TV se puso en campaña para entrevistar al estudioso electrotécnico, partiendo al día siguiente de citado anuncio a la localidad de Martínez. 

“Tuvimos la suerte de verlo en instantes que preparaba sus valijas para marchar al aeropuerto, ya que se disponía viajar a la vecina orilla.

-¿Viaja con motivo del acontecimiento de anoche, señor Sapere?

-Es verdad… Dentro de una hora exactamente, marcho a Montevideo para proseguir los ensayos relacionados con una mejor recepción de las imágenes. He tenido la suerte de interesar al señor Fontaina y vislumbro la posibilidad de poder recoger el fruto de muchos años de paciente labor… Labor de hormiga, con incesantes ensayos, proyectando antenas especiales, perfeccionándolas, trabajando intensamente…  

-A qué se debe que anoche, especialmente, gran cantidad de vecinos de esta zona manifestaran haber visto programas de Montevideo?

Varios chalets de Acassuso, Martínez y La Lucila, instalaron estas antenas que permitían captar con frecuencia, nítidamente, el canal uruguayo. (Revista “Canal TV”, 4 de junio de 1959. Cortesía Pablo Sapere, Argentina. archivo familiar).

-No hay ninguna novedad, en eso de ver en nuestras pantallas el programa televisado de la vecina orilla… Muchas veces la hemos podido apreciar aquí, en esta zona, donde amigos y compañeros suelen alternar la recepción de nuestro Canal 7, con el Saeta, de la vecina orilla… He colocado algunas antenas por aquí, lo que permite captar frecuentemente con mucha nitidez, los programas de la estación de Fontaina…

-Entonces, con sus antenas…

-Sí, mis antenas, claro… -dice modestamente el técnico Sapere-. Pero no solamente ellas, sino los sistemas aéreos que juegan un papel de primera magnitud en esto de la recepción, ya que las ondas no son parejas. Los estudios que atañen a este problema y que se iniciaron en nuestro medio, se abandonaron luego… Tuve la constancia de seguirlos y no paré hasta patentar dos antenas que sucesivamente fui perfeccionando, al punto que ahora me deparan estas satisfacciones.

-¿Puede explicarnos en qué consiste el secreto de tales antenas?

-Sabido es que la televisión puede ser captada hasta un límite de distancia, pasada la cual resulta dificilísimo llenar la pantalla del receptor con el programa emitido. Ello puede obtenerse en  contadas ocasiones. El público marplatense, sin ir más lejos, también está  en condiciones de hablar sobre el particular… Nuestra televisión entra en la ciudad balnearia, en la Perla del Atlántico, a veces diez días durante el mes… Pues ahí está el quid de la cuestión… En conseguir el perfeccionamiento de antenas, tal como las que ven ustedes ahí, con elementos parásitos agregados, que mejoren la recepción. Las mías, son antenas standard -¡no crean que he inventado nada!… pero perfeccionadas.

No había espectadores para presenciar un espectáculo deficientísimo, que se superó apenas se colocaron las antenas que permitieron perfeccionar la recepción. ¡Con esto está dicho todo!.  […]

Nuestro [objetivo], y digo nuestro porque no estoy solo en esta brega, data de hace años. Lo interesante es, no solamente captar emisiones extranjeras, sino poder llevar las nuestras a otros lados, llámese Uruguay, o llámese provincia X de nuestro territorio. En Rosario, por ejemplo, nuestra TV entra magníficamente, superando todo lo previsible, con las antenas que he mencionado anteriormente. Ya han sido colocadas algunas y los resultados son muy satisfactorios.

Cayetano Sapere, feliz y satisfecho, el hombre que vió Montevideo, se apresta a  cruzar el Plata y nos vuelve a repetir para que no lo olvidemos:

No, no es la primera vez, pueden decirlo con toda confianza. Según el tiempo, según como anden las ondas, yo puedo captar Montevideo con mi aparato, cinco…, diez…, quince…, o una vez al mes. Pero estoy contento. Muchos años de trabajo en perfeccionar esta antena que no puede hacerse comercial todavía, va dando sus frutos… 

Y lo dejamos, nervioso y sonriente, ya con un pie en el avión, prometiéndonos sensacionales revelaciones cuando retorne de la otra orilla del Plata.


En el número del 4 de junio de 1959, la revista Canal TV, de Buenos Aires, publica el siguiente artículo:

EL CANAL 10 DE MONTEVIDEO YA ENTRA EN BUENOS AIRES

“El jueves de la semana anterior, uno de nuestros amigos y anónimos colaboradores, llamó a nuestra redacción para informarnos con voz que evidenciaba su entusiasmo: 

-En la calle Florida al 700, en un negocio donde venden aparatos de televisión, el público está viendo los programas del Canal 10 del Uruguay.

Sin pérdida de tiempo, nos trasladamos a la dirección citada, donde se halla la Galería Exposición Florida, y en efecto, ante un aparato de televisión, numeroso público seguía las alternativas de un reportaje que le hacía un periodista uruguayo a la Ministro Israelí Golda Meir. Tras consultar a los encargados del local, estos nos informaron que la recepción se había logrado merced a la instalación de una antena multicanal en lo alto del Hotel Claridge, cercano a la Galería antes citada, colocada allí por el técnico Cayetano Sapere, cuyos esfuerzos en pos de la recepción de TV a mayor distancia de la común, hemos destacado en varias oportunidades. Por supuesto, también en esta ocasión, requerimos su autorizada palabra y como siempre, nos ilustró con interesantísimos detalles de sus actuales actividades.

El “Fakir” del canal SAETA. Un “cameraman” prodigioso, que hace maravillas con una sóla cámara. Jorge Severino, que pasará a la historia de la TV rioplatense con letras de oro. (Canal TV, Buenos Aires Argentina, 4 de junio de 1959). (Cortesía Pablo Sapere, Argentina, archivo familiar).

-La recepción del Canal 10 de Montevideo ya es un hecho en nuestra capital, con la simple instalación de la antena adecuada. A tal efecto don Raúl Fontaina, director propietario de SAETA, Canal 10, está dando mayor potencia a su estación, llevándola de 1.000 Vatios a 1.500… Eso no es todo, pues piensa llegar muy pronto a los 2.000 y a 2.500, y cuando ello ocurra, la recibiremos perfectamente todos los días, con tiempo bueno o malo… Por si les interesa, don Raúl Fontaina ya encargó a los Estados Unidos dos cámaras más, de manera que también ha de presentar programas de mayor enjundia que los que ya ofrece…

Raúl Fontaina (h) en ocasión de su visita al Canal 7 de Buenos Aires, junto a Juan Carlos Victorica, observando una cámara que pensaba adquirir, encargándola a Estados Unidos. Ahora adquirirán 2 más modernas.  (Revista “Canal TV”, 4 de junio de 1959. Cortesía Pablo Sapere, Argentina. archivo familiar).

“Uruguay nos envía magníficos programas como “La Rueda del Saber”, animado por Victorica. Allí actúan con frecuencia Coire, Barbieri, Pascuali y muchos otros cómicos argentinos”. (Revista “Canal TV”, 4 de junio de 1959. Cortesía Pablo Sapere, Argentina. archivo familiar).

Le aclaramos al señor Sapere que ya hemos visto dos o tres muy buenos, tales como su revista “Night Club” y “Reunión de los Jueves”, con intervención de Cristina Morán. También el “Telenoticioso” que anima y dirige Milton Fontaina, denota una inquietud que ya quisiéramos para el nuestro.

-Hace pocos días, escuchamos un saludo a los televidentes de la Argentina y especialmente una mención a usted, agradeciéndole cuánto hace para que las transmisiones  del Uruguay se capten en nuestro país -le decimos a Sapere. 

-Sí… todo lo que se haga  en bien de nuestra televisión y la del Uruguay, que se desenvuelve merced a la magnífica e inquebrantable familia Fontaina, es poco… En ese aspecto, iniciativa privada es admirable y todo lo que pueda estar de mi parte hacer lo realizaré con mi mayor entusiasmo.

-Coincidimos plenamente con  su criterio, amigo Sapere… Y de la misma manera ponemos nuestra publicación al servicio de todo lo que se relacione con los magníficos propósitos de los indiscutibles pioneros de la TV en Uruguay, don Raúl Fontaina y sus hijos Milton y Raúl…

-Les trasmitiré tales palabras… Hasta siempre y gracias.

De tal modo, culmino la entrevista que señala una grata serie de noticias para nuestros televidentes, en perspectivas ya de que la perilla que señala los canales en nuestros aparatos de televisión no se herrumbre por falta de uso. 


Agradecimiento:

  • Pablo Sapere, Buenos Aires, Argentina. Pablo es nieto de don Cayetano Sapere. Anota: no lo conoci… murió algunos años antes de que yo naciera. Seguramente por eso es que fui juntando fotos y recortes que iba encontrando por acá, como para tratar de ir reconstruyendo su historia”. 

Más…

Publicado en 1956, 1957, 1958, 1959, 2016, antena, antenas, Argentina, Documentos, DX, entrevista, Investigación, Los principios, México, Montevideo, Notas de prensa, QSL, Radio Aficionados, Radioafición, Receptores, Televisión, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Uruguay: “Los orígenes de la radio: de la máquina al medio de comunicación”. (Dra. Mónica Maronna, en “No toquen nada”, Océano FM).

De la página de Océano FM, Montevideo, Uruguay y su programa “No toquen Nada”, dirigido por el periodista  Joel Rosenberg, replicamos una interesante entrevista a la Dra. Mónica Maronna, sobre su investigación (como Tésis  de Doctorado), sobre la Radio en Montevideo, sus orígenes y desarrollo como medio en búsqueda de sus oyentes (1922-1939).

Radio Paradizábal,  enclavada geográficamente en el  límite exterior de lo que fue la proto urbe, su estudio y antena en las afueras de la vieja Montevideo delimitada por sus muros coloniales, ya demolidos, se proyectó, al igual que otro emblemático edificio de la década del 20, el Palacio Salvo, y también el edificio del Jockey Club, como símbolo  de la nueva ciudad en expansión y proyección a la modernidad.

audioicon“Los orígenes de la radio: de la máquina al medio de comunicación”. Gabriel Quirici y Mónica Maronna hablaron de su trabajo sobre la historia de la radio en Montevideo.

Emitido el 30 de noviembre, 2016. “No Toquen Nada”, Océano FM, 93.9 MHz, Montevideo, Uruguay.


Fuente

 

Publicado en 1920s, 1930s, 2016, Audios, entrevista, Investigación, Los principios, Montevideo, Notas de prensa, radio, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario