El amor tiene cara de mujer. (1964-1971).

“En el mismo horario que “Perdidos en el espacio”. Una guerra con mi madre!. (Jorge).

“Yo tenía 6 años cuando la daban,no me dejaban verla”. (Cecilia).

“Recuerdo haberla escuchado por radio con mi abuela. En un instituto de belleza trabajaban estas mujeres. Y las historias personales de cada una, se iban desarrollando y entrelazando mientras avanzaban los capítulos. […] Yo era una gurisa y vivía en el Interior”. (María Mercedes).

“¡Fantástica novela!. ¡Conozco hombres que también la miraban!!”. (Maggie).

“Que tiempos aquellos yo era chica y cuando empezaba la novela silencio total era la cita de mi abuela y mamá. Yo la miraba un poco. Pero lo tengo registrados en mis recuerdos”. (Cecilia).


Barbara Mujica, Iris Lainez, Delfy de Ortega, Angélica López Gamio. (Tarjeta publicada en la revista Canal TV). (Fuente).

Perduran, sí, esos recuerdos para esta telenovela que se produjo en la Argentina y se emitió en  varios países de América Latina.

Comenzó a emitirse en la televisión en blanco y negro en 1964, por Canal 13 de Buenos Aires. Fue tan exitosa que se extendió  hasta 1970.

Dos nuevas versiones, además de su original, se hicieron en ese país: la primera en 1975 y la segunda en 1993, esta última bajo producción de la filial argentina de Televisa.

“El amor tiene cara de mujer” recibió dos premios Martín Fierro en 1965, como “Mejor Teleteatro” y como “Mejor autor”.

Bajo la pluma de Nené Cascallar en “El Amor tiene cara de mujer”, las mujeres toman la posta para hablar de sus penas y alegrías a través de cinco generaciones, representadas por Delfy de Ortega, Bárbara Mujica, Claudia Lapacó, Iris Láinez y Angélica López Gamio, que se cruzaban, todos los días a las 13, en un centro de belleza. (¹, ²).

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es d3BDGvZ.jpg

Iris Láinez, Erika Wallner, Bárbara Mujica, Norma Aleandro, en uno de los elencos protagónicos de la telenovela. (Fuente).

En el elenco, numeroso por cierto, se destacaron también: Norma Aleandro, Arnaldo André, Jorge Barreiro, Rodolfo Bebán, Rubén Green, Virginia Lago, Federico Luppi, Ana María Picchio, Sergio Renán, Norberto Suarez, Evangelina Salazar y Soledad Silveira, entre otros.

Cuatro mujeres de diferentes edades, estado civil y extracto social conviven en un mismo lugar de trabajo: el instituto de belleza propiedad de Vanesa Lerteau (pron. Lertó). La vida, familia, amores y desamores de las cuatro mujeres es el nudo central de este intenso teleteatro. (¹).

El drama dirigido por Edgardo Borda y Osías Wilenski y producido por Jacinto Pérez Heredia contaba con el auspicio de la marca Pond’s de cosmética femenina. (¹).

De izq. a der.,  vemos  a Angélica López Gamio, Delfy de Ortega, Claudia Lapacó, Bárbara Mujica e Iris Lainez, protagonistas de “El amor tiene cara de mujer”, junto a Edgardo Borda, director de esa telenovela que emitía Canal 13, de Buenos Aires, año 1964. (Fuente).

En Uruguay, se trasmitió por el Canal 4 de Montevideo.

Mención especial merece la música de presentación que identificaba el programa.

Incorporaba “Portrait of a Piano”, (“Retrato de un piano”), una magnífica compuesta e interpretada por Bill Butler.

Se le agregó un coro, y le seguía la impecable locución de Juan Carlos Aguirre. La introducción resultaba no sólo atractiva, sino majestuosa y al mismo tiempo delicada.

Esta es la característica musical utilizada en la introducción del teleteatro.

También se produjo para radio. Pero no se emitió por ninguna emisora de Buenos Aires, según recuerda el memorialista, docente, locutor y hombre de radio, don Luis Di Sarli

En Capital no se dio. Salió en varias provincias y Latinoamérica y seguro que sí en Uruguay… No, en radio de Buenos Aires.

Esto fue confirmado por el querido “Tano” Roberto Siciliano quien fue el operador y compaginador de la novela.

Se grabó en un estudio privado. Me contaba que era tal la cantidad de obligaciones que tenían los protagonistas, especialmente Bebán y Mujica, que los grababa a ellos en cinta aparte y luego compaginaba con todos esas partes… ¡un lío bárbaro!

Presentación del Capítulo 1 de la producción radial. “El Amor tiene cara de mujer”. “Gran Teatro Pond’s”. Con Bárbara Mujica, Iris Láinez, Delfy de Ortega, Angélica López Gamio, Rodolfo Bebán. Colaboran:Enrique Kossi, Sergio Malbrán, Oscar Rovito, Virginia Ameztoy, Gloria Lopresti, Luisina Brando, Oscar MartensRelator: Juan Carlos Aguirre. Dirección: Luis Pérez Aguirre. Autor: Nené Cascallar.

Hecha al molde de la crema auspiciante, que le va como anillo al dedo, o mejor dicho, como crema a la cara, destacan las actrices y sus voces, la belleza de la recordada Mujica, la caracterización misteriosa que describía a Delfy de Ortega;

Hoy, en la perspectiva que dan los años, se hace revelador un estilo donde la delicadeza, la finura, la elegancia, eran el imán que atraía a la teleaudiencia de aquella época, la de aquella televisión, del blanco y negro.

“El deseo de estar más hermosas, la ilusión de aparecer bellas ante el hombre que nos quiere, la felicidad de sentirnos admiradas y comentadas, es un imperativo vital en la vida de todas las mujeres. […] Toda mujer, linda o fea, rica o pobre, joven o no, tiene derecho a exigir de su físico lo más y lo mejor que este pueda darle”[…] “para conseguir que el hombre que las quiere, o el que va a quererlas, las encuentre siempre a la altura del ensueño; y además de amarlas, pueda admirarlas y vivir perrmanentemente enamorado de ustedes. ¿No les parece buena y hermosa la tarea que vamos a cumplir?” son las propias palabras de Vanesa, la propietaria del centro de belleza.


Fuentes utilizadas:

Agradecimiento especial a:

  • Luis Salerno (Luis Di Sarli), Buenos Aires, Argentina. Locutor Nacional desde 1971. Locutor-Redactor del informativo de LR1 Radio El Mundo, 2001/2018. Profesor de talleres de Radio y TV y de Historia de los Medios Universidad Nacional de la Matanza (UNLaM) 1998-2015, Trabajó en LR9 Radio América 1983 y 1989/1990, CVN 1990/1997, América 2 1997/1998. En LS10 Radio del Plata 1976/1985. En LR3 Radio Belgrano 1985/1988. En LRA1, Radio Nacional, Buenos Aires 1981/1989. LS5 Radio Rivadavia,  1972/1976. Trabajó en Agencias de Publicidad, Canales de Televisión, Radios.
Publicado en 1960s, 1964, 1970s, actor, actriz, Argentina, Artistas, Audios, cortometraje, ephemera, Música y canciones, Montevideo, periodistas y locutores, Publicidad, telenovela, Televisión, Uruguay, Videos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Un receptor “lo más barato posible”. (1923).

No hay duda que oír hablar y escribir cartas e informes todo el día, que tratan de válvulas, transformadores, antenas, longitudes de onda, etc., sin tener la menor idea de su uso y su significado, no sólo no es interesante sino hasta aburridor.

Tal es lo que le acontecía a la señorita M. Zaini, secretaria privada del señor C. H. Nance, representante de la Radio Corporation of America y uno de los directores de la Radio Sud América.

Aunque la lectura y estudio de los numerosos libros sobre la materia le ayudaban a hacer más comprensible el sentido de lo que le tocaba escribir, no alcanzaba a darle toda la información que deseaba por lo que decidió hacer por sí misma un receptor.

Pero en el costurero de una señorita no es común encontrar ni serruchos ni destornilladores, ni berbiquíes, herramientas que se consideran generalmente necesarias para la construcción de un receptor.

Lo único que el costurero de la señorita Zaini contenía y que podía servir para tal cosa, era una tijera y un cortaplumas y aunque parezca mentira ninguna otra herramienta es necesaria.

La prueba la tenemos en el dibujo en perspectiva que muestra el aparato completamente concluido y llenando su cometido a las mil maravillas. Como creemos que la descripción de este aparato y la forma de construirlo ha de ser interesante para muchos, pedimos a la señorita Zaini que lo hiciera, a lo que accedió amablemente. Ahí va:

Las dos bobinas “Spider web” son de cartón de 11 centímetros de diámetro en cada una de ellas. Se hicieron once cortes de tres y medio centímetros de profundidad.

En la forma indicada en B,  figura 1, se arrollaron cuidadosamente, sin nudos ni ataduras, 30 vueltas de alambre de medio milímetro de espesor. El extremo interior de una bobina fue conectado al extremo exterior de la otra y las otras dos te quedaron libres a dos tornillos terminales marcados, “Antena” y “Tierra”.

Otros dos tornillos terminales fueron atornillados sobre la tabla y conectados uno al tornillo marcado “Antena” y el otro al detector de cristal. El otro lado del detector está conectado al tornillo marcado “Tierra”.

Mi antena consiste de un hilo de cobre de 30 m de longitud, qué parte de una azotea vecina y termina en la ventana de mi habitación, que está en el cuarto piso de un edificio.

El alambre de tierra está conectado a un caño de agua corriente. Antes de hacerlo, el caño fue raspado cuidadosamente y luego se arrollaron varias vueltas de alambre, de manera que el contacto fuera bien seguro. El alambre de contacto del detector es de cobre fino arrollado en forma de resorte.

Para sintonizar el aparato primero se hace tocar ligeramente el alambre con el cristal, luego se separan o acercan las bobinas hasta oír música y se vuelve nuevamente ajustar el alambre del detector hasta oír con la máxima intensidad. Cómo se verá el aparato no puede ser más sencillo.


Nota del Editor: Si se encuentra que el receptor no es muy selectivo, la intercalación de un condensador variable en serie con antena dará buen resultado.


Fuente:

  • Revista Telegráfica, Buenos Aires, Argentina, octubre, 1923. (Archivo Horacio Nigro Geolkiewsky/LGdS).
Publicado en 1923, antena, Argentina, Documentos, Los principios, Notas de prensa, radio, Radioescucha, Receptores, textos | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

EE.UU.: Antes de que existiera la radio: cómo los fanáticos del béisbol seguían a sus equipos favoritos, 1912-1921. (Donna L. Halper).



Antes de que existiera la radio: cómo los fanáticos del béisbol seguían a sus equipos favoritos, 1912-1921.


Por Donna L. Halper (para el Comité de Investigación del Siglo de SABR -Sociedad para la Investigación del Beisbol Americano-).


Un fanático del béisbol de las grandes ligas en la década de 1910, vivíó en una época anterior a la llegada de la radio comercial.

Sin posibilidad de escuchar jugada a jugada en casa (y sin expectativas de que tal cosa fuera posible), tuvo Ud. que encontrar otras opciones cuando quisiera saber cómo le iba a su equipo favorito.

La mejor forma, por supuesto, era ir al estadio y ver el partido en persona, pero no todo el mundo podía tener tiempo libre en el trabajo; aún no existía el regimen de una semana laboral de 40 horas y en algunos trabajos era común dedicar 50 horas o más a la semana.

E incluso si tuviera un jefe comprensivo, con todo, habían gastos a considerar: según los estándares modernos, los boletos podrían parecer ser baratos (incluso los asientos de la Serie Mundial oscilaban entre 50 centavos y $ 3), pero hay que tener en cuenta que el salario promedio de un trabajador era mucho menor que lo que la gente gana hoy.

Por ejemplo, en 1915, el salario anual de los maestros en la mayoría de las ciudades era menos de $ 600, [1] y muchos otros trabajos pagaban no más de $ 700 al año. [2] Por lo tanto, asistir a un juego de pelota estaba reservado para ocasiones especiales.

Algunos fanáticos que no podían asistir en persona iban al centro y se reunían frente a las oficinas del periódico local, donde esperaban ansiosos las últimas noticias. Las ciudades más grandes a menudo tenían un grupo de oficinas de periódicos muy cerca unas de otras; en Boston y otras grandes ciudades, esta área a veces se conoce como la “Newspaper Row”.

Se convirtió en un lugar para que los fanáticos socializaran, ya que todos se paraban en la calle frente a su publicación favorita, esperando buenas noticias sobre el juego.

Cuando el periódico recibía los puntajes más recientes de un telegrafista en el estadio, un vendedor de periódicos escribía la información en un tablero de anuncios, actualizándo cada entrada. [3]

Algunos periódicos también tenían a alguien con un megáfono anunciando las actualizaciones a medida que se recibían.

En cualquier caso, los fanáticos aplaudían cuando las noticias eran buenas, o expresaban su decepción cuando no lo eran.

Incluso en las ciudades pequeñas, los fanáticos sabían que su periódico local era un buen lugar para ir, ya que probablemente tenía un cable alquilado a United Press o Associated Press, los cuales transmitían los últimos puntajes de los estadios de béisbol de toda la región.

Pero aunque la mayoría de la gente de esa época sabía lo que era la telegrafía inalámbrica, incluso si no la usaban ellos mismos, probablemente no sabían cómo la información sobre el juego llegaba tan rápidamente de su parque local a su periódico local.

Una cosa que ayudó fue un código especializado, llamado Código Phillips, que utilizaron los servicios de cable; tenía abreviaturas para las palabras más utilizadas en eventos actuales, clima y deportes. Esto permitió a los telegrafistas de Associated Press y United Press transmitir las noticias con mayor rapidez. (Curiosamente, algunas de estas abreviaturas, creadas por primera vez por Walter P. Phillips en 1879, siguen vigentes hasta el día de hoy en las redes sociales, por ejemplo, POTUS para presidente de los Estados Unidos y SCOTUS para la Corte Suprema). [4]

Los telegrafistas también tenían abreviaturas relacionadas con el béisbol que podían usar al transmitir los resúmenes del juego: “Bob” se refería a una base en bolas; cuando ocurrió un cambio de tono, se transmitió como “Npf” (ahora lanzando para…); y como era de esperar, un árbitro se abrevió como “árbitro”. [5]

Los telegrafistas no se limitaron a limitarse a quién estaba ganando o quién cometió un error.

También podrían describir las emociones de los fanáticos en el parque: tal vez hubo una gran emoción (“gx”), o los fanáticos pensaron que una jugada era maravillosa (“wdf”), o si el equipo estaba jugando mal, los fanáticos podrían reaccionar desfavorablemente ( “Ufby”).

Por supuesto, a menudo era imposible para los fanáticos esperar en el edificio de un periódico, lo que significaba que su única otra opción era comprar una copia del periódico.

En 1915, los periódicos publicaban ediciones de mañana, mediodía, tarde y noche; y si hubiera un gran evento deportivo (como una Serie Mundial), incluso hubo una edición nocturna con los puntajes más recientes, y cuando hubo lo que hoy llamamos “noticias de última hora” sobre una historia importante, podría haber un edición especial llamada “extra”.

Ya fuese que hubiera pasado el rato en la “Newspaper Row” o hubiera comprado el último periódico en su quiosco local, esperar los puntajes y los resúmenes de los juegos era solo una parte de la vida de aquellos fanáticos que no podían estar presentes en el estadio de béisbol.

Pero desde 1912 en adelante, existía otra opción, aunque todavía no era ampliamente conocida o utilizada.

Había un número creciente de operadores radioaficionados, la mayoría de los cuales todavía se comunicaban por código Morse, aunque algunos ya estaban experimentando con la voz.

Y algunos de estos entusiastas de la tecnología inalámbrica también eran fanáticos del béisbol.

Llegaron a conocer a los telegrafistas que transmitían los informes del juego desde los estadios locales, y siempre que hubiese información para compartir, la enviaban a sus amigos.

Sin embargo, esta estrategia funcionó solo si los amigos también tenían un receptor; afortunadamente, a lo largo de la década de 1910, más personas se involucraron con la tecnología inalámbrica, mientras que otros tenían un miembro de la familia que podía darles la puntuación.

En tanto, en los campus universitarios, los aficionados se estaban convirtiendo en un conducto de información para sus compañeros fanáticos de los deportes. Por ejemplo, en Tufts College en Medford, Massachusetts, la Tufts Wireless Society, que hizo su debut en enero de 1912, pronto se hizo conocida por transmitir los últimos resultados de fútbol y béisbol. Durante la Serie Mundial de 1912 entre los Medias Rojas y los Gigantes de Nueva York, las puntuaciones y las actualizaciones se recibieron y luego se publicaron en Robinson Hall, sede del Departamento de Ingeniería. [6]

Los estudiantes de otras universidades también aceptaron el papel de mantener informados a sus compañeros (y profesores): en el verano de 1915, algunos estudiantes del Instituto de Tecnología de Massachusetts asistían a un campamento en Maine.

Al no tener fácil acceso a un periódico local, recibieron los titulares de las noticias más recientes y los resultados de béisbol por radio y los publicaron en un tablero de anuncios para que todos los leyeran. [7]

Y no fue solo en los campus universitarios donde esto sucedió: un aficionado de Nueva Jersey llamado Fred Dennis instaló equipos inalámbricos para aficionados en su casa, lo que le permitió recibir información actualizada sobre la Serie Mundial de 1915; se aseguró de compartir las últimas noticias con sus amigos y vecinos, que sin duda apreciaron [8].

De hecho, a lo largo de 1915-1916, parecía que casi todos los meses aparecía otro artículo de periódico o revista sobre un aficionado que estaba ayudando a los aficionados locales a seguir a sus equipos favoritos.

En 1916 hubo incluso una colaboración interesante entre un operador aficionado llamado Gustave Werner (cuyas letras de llamada amateur eran 1PH) y su periódico local, Lynn (Massachusetts) Evening News.

Werner era muy conocido en Lynn, una ciudad a unas 15 millas al norte de Boston. Miembro de la Liga de Radioaficionados de EEUU (ARRL), también fue bombero del Departamento de Bomberos de Lynn.

Werner ya había usado la tecnología inalámbrica para notificar a su jefe de bomberos cuando vio un incendio químico a principios de marzo de 1915, [9] pero en una nota más ligera, hizo arreglos con Lynn Evening News para transmitir los últimos puntajes de béisbol todas las noches: resultados del Juegos de la Liga Nacional, Americana y del Este.

Werner dijo a la prensa que su estación tenía un radio de aproximadamente 30 millas, y tan pronto como el periódico recibiera las partituras de Associated Press, las pondría a disposición alrededor de las 6 de la tarde [10].

Aún así, aunque la Radioafición estaba transformándose en fuerte comunidad en algunas ciudades, la persona promedio probablemente tenía poca familiaridad con ella, a menos que un amigo o familiar tuviera un receptor.

En esa década antes de que apareciera la radio comercial, la mayoría de los fanáticos confiaban en el periodismo impreso para mantenerse al día con su equipo favorito; la mayoría de las ciudades importantes tenían más de un periódico (Boston en la década de 1910 tenía ocho), y cada ciudad tenía sus propios periodistas deportivos locales populares que no solo hablaban de victorias y derrotas; entrevistaron a jugadores locales y dieron a los fanáticos más información sobre su equipo favorito.

Los periodistas también hicieron un buen uso de la información que recibieron por radio.

Después de todo, esto era todavía un tiempo antes de los viajes aéreos, cuando los jugadores de béisbol, escritores y fanáticos confiaban en los trenes para ir del punto A al punto B. (Conducir no siempre era práctico: incluso si podía pagar un automóvil, muchas ciudades carecían de buenas carreteras y la velocidad máxima del Ford Modelo T de 1915 promedio era de aproximadamente 40 mph, lo que significaba que llegar a su destino podía llevar un tiempo).

Por eso, los telegrafistas que enviaron los informes de los partidos a los periódicos afiliados fueron un salvavidas para los periodistas de béisbol, ayudándoles a mantenerse al día con las carreras por el banderín y descubrir cómo les estaba yendo a los equipos en ciudades remotas, y haciendo posible proporcionar a los lectores informes de todas las ligas mayores y menores.

Associated Press, consciente de que el interés por el béisbol era intenso, especialmente en la época de la Serie Mundial, siguió mejorando su tecnología para que los resultados llegaran más rápido y llegaran a más lugares.

Para 1918, los ingenieros de AP habían instalado un circuito telegráfico de más de 30.000 millas, 500 millas más que en 1917. [11]

Y el principal competidor de AP, United Press, también estaba mejorando y expandiéndose; UP incluso colocó anuncios en periódicos locales para afirmar que sus transmisiones de puntajes de béisbol eran más rápidas y precisas que las de otros servicios. [12]

Algunos periódicos decidieron no optar por uno u otro: en Topeka, Kansas, el State Journal declaró que su cobertura de béisbol era la mejor de la región porque hacía uso de ambos servicios [13].

Vale la pena señalar que si estuvieras presente durante el nacimiento de la radiodifusión comercial, no lo habrías llamado “radio”; los términos más comunes para lo que estabas escuchando eran “teléfono inalámbrico” o “radio teléfono”, [“wireless” en inglés], y algunos los periódicos combinaron los dos en “radioteléfono”. Y en lugar de “transmisión”, el término “envío” era más común; una estación de radio a menudo se llamaba “estación emisora” en esos años de formación.

Además, los receptores de radio aún no se estaban produciendo en masa. Si quisiera uno, habría tenido que construirlo usted mismo (o encontrar una persona con conocimientos tecnológicos para que lo hiciera por usted).

Y eso nos lleva a 1920.

Pero antes de que la radio comercial hiciera su debut ese año, en Detroit (8MK), Medford Hillside, Massachusetts (1XE) y Pittsburgh (8XK, que pronto se conocería como KDKA), las estaciones de aficionados y las estaciones universitarias continuaron proporcionando puntajes y actualizaciones.

En mayo de 1920, la 8YI de la Universidad de Pittsburgh enviaba puntajes de béisbol todas las noches. [14]

De hecho, varios meses antes de que KDKA se convirtiera en la primera estación en ofrecer una transmisión de béisbol en vivo por radio, la estación pionera de Pittsburgh ya había estado transmitiendo puntajes y actualizaciones. [15]

Pero la transmisión de un partido de béisbol en vivo cambió todo para los fanáticos.

Escuchar puntajes y actualizaciones era una cosa, pero escuchar jugada a jugada real, expresada por un locutor que estaba en el estadio, era algo completamente diferente.

En 1921, solo una pequeña cantidad de estaciones comerciales estaban al aire, y las personas que pudieron escucharlas se sintieron afortunadas de estar a la vanguardia de algo tan asombroso. De hecho, si estuvo leyendo sobre la radio comercial en esos primeros años, los adjetivos como “mágico”, “maravilloso” y “asombroso” eran bastante comunes.

La radio fue el primer medio de comunicación de masas en llevar a los oyentes a un evento en tiempo real, algo que pocas personas habían creído posible.

Pronto, la “locura de la radio” barrería el país y surgirían nuevas estaciones de costa a costa.

Pronto, muchos eventos deportivos, incluido el béisbol, se escucharían en ciudades de todos los tamaños.

Pero en el verano de 1921, aquellos fanáticos que tenían sus propios receptores no sabían lo que les depararía el futuro.

Sin embargo, sabían que estaban al borde de una gran aventura y que la radio los llevaría allí.


Notas

[1] “Teachers’ Salaries and Cost of Living ”, Asociación Nacional de Educación de los Estados Unidos, julio de 1918: 43.

[2] “The Life of American Workers in 1915”, Monthly Labor Review, Bureau of Labor Statistics, febrero de 2016. https://www.bls.gov/opub/mlr/2016/article/the-life-of-american -workers-in-1915.htm.

[3] “Bob Dunbar’s Sporting Chat”, Boston Journal, 11 de octubre de 1913: 9.

[4] “Messages by Code”, Dallas Morning News, 22 de febrero de 1903: 9.

[5] “The Phillips Code”, Boston Herald, 26 de marzo de 1922: 6D. En un esfuerzo por promover el código Phillips como un método útil para cualquiera que necesitara tomar notas, el Herald reimprimió las abreviaturas originales y varias actualizaciones durante todo ese mes.

[6] “Tufts’ Wireless Station “, Boston Globe, 16 de febrero de 1913: 25.

[7] “Wireless at Massachusetts‘ Tech ’Camp”, Electrical Experimenter, agosto de 1915: 287.

[8] “Fair Haven News”, Daily Register (Red Bank. Nueva Jersey), 13 de octubre de 1915: 11.

[9] “El bombero se enteró del incendio por radio”, Boston Globe, 2 de marzo de 1915: 6.

[10] “Baseball Scores by Wireless”, QST, junio de 1916: 125.

[11] “A 30,500 Mile Telegraph Circuit”, Electrical Experimenter, enero de 1918: 600.

[12] Anuncio en el Daily Gazette (Salina, Kansas) 9 de octubre de 1919: 1.

[13] “Cable directo a Topeka”, State Journal (Topeka, Kansas) 1 de octubre de 1919: 1.

[14] C.E. Urban, “The Radio Amateur”, Pittsburgh Gazette-Times, 16 de mayo de 1920: Sección 6, 2.

[15] “Market by Wireless, Direct to the Farm, Is Service Now Offered”, Echo (Ligonier, Pensilvania), 25 de mayo de 1921: 1.


Tomado de:

  • “Before There Was Radio: How Baseball Fans Followed Their Favorite Teams, 1912-1921”. Donna L. Halper, publicado en SABR Century Research Committee, EE.UU. (Traducido  y ligeramente editado al español por Horacio Nigro Geolkiewsky/LGdS).

Donna L. Halper, es una historiadora de medios, de Boston, Massachussetts, EE.UU., consultora de radio, profesora, autora de seis libros y muchos artículos. Descubrió el grupo de rock Rush “y ¡hemos sido amigos durante más de 40 años!” (Fuente).

El SABR’s Century Research Committee (Comité de Investigación del Siglo de SABR), de EE.UU. formado en 2020, es un centro de investigación para la investigación y las actividades de SABR para conmemorar los aniversarios de hitos importantes en la historia del béisbol. (Fuente)

Publicado en 1910s, 1912, 1920s, 1921, 2021, Código Morse, deporte, EE.UU., Investigación, Juego, Los principios, Notas de prensa, periodistas y locutores, Radio Aficionados, Radioafición, Radioescucha, radiotelegrafía, Receptores, textos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Miniaturas radiales (1923), (2016).

Un pequeño receptor de galena. Este pequeño receptor, encerrado en una pequeña caja de cerillas, está muy en boga, actualmente en Estados Unidos. Tiene dos ojales A y B para conectar la antena y la tierra; los dos ojales E y Fpara conectar el teléfono; se regula retirando más o menos la cubierta de la caja, la cual separa o aproxima más o menos, las bobinas C y D. H es el punzón buscador y G wes el cristal de galena. (Revista Inalámbrica T.S.H., Año 1, Nº1, Diciembre 1924, Barcelona, España).

Que la radio aguza el ingenio es cosa sabida. No pasa día sin que alguna noticia nos haga pensar o reir.

Pérez hizo un altoparlante con una guitarra; García con un embudo; Diéguez fabricó un receptor con un sombrero de paja, Benítez con una caja de fósforos, Díaz con una caja de reloj, Méndez con una lapicera y el paciente Bertoldo lo está construyendo en el canuto de una pluma de canario, que ha de recoger, sin duda, el eco de los trinos.

Cualquier diario publicará mañana la fotografía del inteligente Bertoldo”.


(“Interferencias”. Columna de humor, por “Plumita”, en “Revista  Telegráfica”, Buenos Aires, Argentina, agosto de 1923).


En 2016, se construyó el receptor de radio más pequeño del mundo. Tiene bloques de construcción del tamaño de dos átomos. 

La radio está hecha en base a imperfecciones, defectos, a escala atómica, en el diamante.

“Esta pequeña radio, cuyos componentes básicos son del tamaño de dos átomos, puede soportar entornos extremadamente duros y es biocompatible, lo que significa que podría funcionar en cualquier lugar, desde una sonda en Venus hasta un marcapasos en un corazón humano”. (Foto cortesía de Eliza Grinnell, fuente)

La noticia, publicada en 2016 reza lo siguiente:

Investigadores de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas (SEAS) John A. Paulson de Harvard  fabricaron el receptor de radio más pequeño del mundo, construido a partir de un conjunto de defectos a escala atómica en diamantes rosas.

Esta pequeña radio, cuyos componentes básicos son del tamaño de dos átomos, puede soportar entornos extremadamente duros y es biocompatible, lo que significa que podría funcionar en cualquier lugar, desde una sonda en Venus hasta un marcapasos en un corazón humano.

La investigación fue dirigida por Marko Loncar, profesor de Ingeniería Eléctrica Tiantsai Lin en SEAS, y su estudiante de posgrado Linbo Shao y publicada en Physical Review Applied.

La radio usa pequeñas imperfecciones en diamantes llamadas centros de nitrógeno vacante (NV). Para hacer centros NV, los investigadores reemplazan un átomo de carbono en un diminuto cristal de diamante con un átomo de nitrógeno y eliminan un átomo vecino, creando un sistema que es esencialmente un átomo de nitrógeno con un agujero al lado.

Los centros NV se pueden utilizar para emitir fotones individuales o detectar campos magnéticos muy débiles.

Tienen propiedades fotoluminiscentes, lo que significa que pueden convertir información en luz, lo que los convierte en sistemas poderosos y prometedores para la computación cuántica, la fontónica y la detección.

Las radios tienen cinco componentes básicos: una fuente de alimentación, un receptor, un transductor para convertir la señal electromagnética de alta frecuencia en el aire en una corriente de baja frecuencia, un altavoz o auriculares para convertir la corriente en sonido y un sintonizador.

 

En el dispositivo de Harvard, los electrones en los centros de NV de diamante son alimentados o bombeados por luz verde emitida por un láser. Estos electrones son sensibles a los campos electromagnéticos, incluidas las ondas que se utilizan en la radio FM.

Cuando el centro NV recibe ondas de radio, las convierte y emite la señal de audio en forma de luz roja. Un fotodiodo común convierte esa luz en una corriente, que luego se convierte en sonido a través de un simple altavoz o auricular.

Un electroimán crea un fuerte campo magnético alrededor del diamante, que puede usarse para cambiar la estación de radio, sintonizando la frecuencia de recepción de los centros NV.

Shao y Loncar utilizaron miles de millones de centros NV para aumentar la señal, pero la radio funciona con un solo centro NV, emitiendo un fotón a la vez, en lugar de un flujo de luz.

La radio es extremadamente resistente gracias a la estructura inherente del diamante. El equipo tocó música con éxito a 350 grados Celsius, aproximadamente 660 Fahrenheit.

“Los diamantes tienen estas propiedades únicas”, dijo Loncar. “Esta radio podría funcionar en el espacio, en entornos hostiles e incluso en el cuerpo humano, ya que los diamantes son biocompatibles”.

Esta investigación fue coautoría de Mian Zhang, Matthew Markham y Andrew M. Edmonds. Fue apoyado en parte por el Centro STC para Materiales Cuánticos Integrados.

La Oficina de Desarrollo Tecnológico de Harvard ha presentado una solicitud de patente provisional sobre la tecnología y está buscando activamente oportunidades de comercialización.


(Tomado de “World’s smallest radio receiver has building blocks the size of two atoms”, por Leah Burrows, en  “News and Events”, página de la Harvard John A. Paulson School of Engineering and Applied Sciences (SEAS), EE. UU. (Traducido por Horacio Nigro Geolkiewsky/LGdS).

 

Publicado en 1923, 2016, Argentina, Humor radiotelefónico, Investigación, Los principios, Notas de prensa, Onda Media, radio, Radio Aficionados, radio portátil, Radioescucha, Receptores, textos, Videos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Uruguay: El “Radio-Luz”. Una precursora red social por los cables del alumbrado eléctrico en Paysandú. (1923).

Corría el año 1923, y la radiotelefonía comercial, en Uruguay estaba cumpliendo su primer año de vida.

Ocurrió en  la pujante ciudad de Paysandú, del homónimo departamento del Uruguay, que a la sazón contaba con unos 30.000 habitantes o algo más, siendo la segunda ciudad de la República, segun ellos mismos; y la tercera, como dicen los salteños, sus vecinos del oeste, quienes quieren discutirle tan honroso título.

En el mes de octubre de ese año, 1923, el Señor E. Riano, el corresponsal de la publicación argentina “Revista Telegráfica” en esta ciudad del litoral uruguayo, escribía para sus colegas aficionados a la radio, relatando algunos “pasatiempos” relacionados con la telegrafía  común, la radiotelefonía, la telegrafía inalámbrica, y realizados estos entretenimientos mediante los cables del alumbrado eléctrico:

En esta urbe, pues, muchos aficionados a la ciencia moderna de las telecomunicaciones han tenido la feliz ocurrencia de formar algo asi como una nueva y curiosa empresa telefónica en la que todos hablan y nadie «paga», valiéndose para ello de los cables y líneas de la usina eléctrica local que penetran en todas las casas para el alumbrado. De ahí ha tomado su nombre más o menos apropiado de «Radio-luz».

Usina de luz eléctrica de Paysandú, en 1901. (Biblioteca Nacional del Uruguay, Colección Aníbal Barrios Pintos).

Durante el día las máquinas de la usina no trabajan, siendo, por lo tanto, el momento más favorable para manipular los cables. La distribución de la corriente es continua, trifilar, de 220 voltios. Los dos hilos extremos presentan entre si un potencial de 440.

En muchas casas se han instalado micrófonos y auriculares telefónicos comunes arrancados a viejos aparatos de telefonía alámbrica, con el fin de conversar, especialmente la gente joven, — transmitir música, discos, canto y declamaciones, imitando en algo a los centros de radiotelefonía.

La instalación de micrófonos y de los tubos telefónicos se realiza en una forma muy sencilla, según las figuras 1 y 2.

Para la recepción, figura 1, no se necesita ninguna batería de pilas; se toma una derivación de cualquier punto de la instalación interna a borna del teléfono; y la otra borna del mismo se une a tierra.

Para recibir de noche, que es cuando hay corriente en la línea, se busca por el procedimiento del vaso de agua [¹] el polo negativo del cual se saca la derivación conforme la misma figura 1.

El micrófono se instala según la figura 2. Durante el día, como en el caso anterior, se puede tomar una derivación desde cualquier punto de la línea del alumbrado y se conecta a un extremo del micrófono; el otro extremo al positivo de una batería de tres o más elementos de pilas secas y el negativo de éstas a tierra. Existiendo carga en los hilos se procede según figura 2.

Ambas estaciones, transmisora y receptora, se pueden acoplar conforme al esquema de la figura 3.

En esta singular instalación sumamente sencilla y económica se prescinde de la campanilla de llamada, estableciéndose generalmente la hora en que dos o más interesados quieren comunicarse o divertirse un momento.

Una gran dificultad para entenderse existe cuando muchas personas quieren hablar a un mismo tiempo, pareciéndose entonces la confusión a una olla de grillos, o a una fonda de negros en la que todos hablan a un tiempo y nadie se entiende.

Una nota característica es la de que todos los «abonados» en vez de llamarse por números, lo cual acontece muy pocas veces, lo hacen generalmente por nombres especiales, poéticos los unos, y otros ridículos.

A título de curiosidad, ahí van los nombres de algunas «estaciones: Gloria, Siempreviva, Pollo, Rayo, Mimosa, Pan Casero, Paraíso, Plesiosauro, Harapienta, Amigo, Media Rota, Pimpollo, Renacuajo, Relámpago, Pupila, Cardo Azul, etc., etc.

La utilidad y el atractivo del «Radio-luz» se puede apreciar cuando se transmite algún concierto musical y declamación.

Un señor, excelente y entusiasta radiómano, que posee una buena instalación de radio, coloca su alto parlante delante de uno de esos micrófonos para hacer oir así, por los hilos del alumbrado, a una infinidad de personas en sus domicilios las transmisiones de Radio Cultura de Buenos Aires.

Todos los poseedores de aparatos radiotelefónicos de la localidad pueden oir perfectamente las transmisiones y conversaciones del «Radio-luz», para lo cual es suficiente sacar la manija selectora fuera de los topes; o mejor todavía, colocar un dedo en el enchufe de la grilla de la lámpara detectora, aunque se tengan pasos de amplificación; y se aumenta en mucho la voz de la audición si, a un mismo tiempo, se sostiene entre los dedos cualquier hilo o cable aislado del alumbrado.

Pero, el modo más sencillo para oir perfectamente al «Radio-Luz» es conectar un hilo forrado al cordón de la lámpara eléctrica sin que haya unión metálica y luego unir el otro extremo al enchufe de la grilla a manera de antenela.

Se puede intercalar sobre este conductor un interruptor común para pasar rápidamente de las audiciones radiotelefónicas a las del procedimiento de que estamos hablando.

Varios aficionados de la localidad se valen de la línea del alumbrado para hacer ejercicios de telegrafía inalámbrica. Se conecta un teléfono como en la figura 1 para la recepción; y en vez del micrófono se instala una bobina Rumhkorff, y con óptimo resultado una bobina de auto Ford, intercalando un manipulador.

Débese unir un extremo del primario de la bobina a un cable de la línea del alumbrado y el otro a tierra, por dos conductores, según figura 4.

Los extremos del secundario se dejan libres; o sino se pueden unir mediante un oscilador y hélice a una antena y tierra y transmitir, a un mismo tiempo, por radiograma los ejercicios radiográficos realizados por los conductores del alumbrado eléctrico. En este caso de transmitir los signos Morse por los hilos de la luz, se forma uno la ilusión de que realmente está oyendo una estación inalámbrica.

Y me parece que los resultados prácticos se obtienen mejor así que trabajando con un buzzer a la vista.

Por de pronto, el «Radio-luz» ha ofrecido una gran ventaja a muchos, proporcionándoles la facilidad de familiarizarse con la corriente eléctrica, micrófonos, telefonos y bateria de pilas, a pesar de quemar algun fusible y de experimentar en los dedos alguna sensación no muy agradable.

Y estos «pasatiempos» llevan a uno a adquirir mayor número de conocimientos y por consiguiente al deseo de construirse sus propios receptores radiotelefónicos”.

Paysandú, Octubre de 1923                                                E. Riano


[1] Nota de LGdS:  Sumergiendo uno de los bornes en un vaso de agua salada, aparecen pequeñas burbujas sobre el cable enchufado al polo negativo. 

Publicado en 1923, Código Morse, Comunicación, Documentos, electricidad, Investigación, Los principios, micrófono, Notas de prensa, Radioafición, Radioescucha, red de alumbrado eléctrico, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Sonidos de la Onda Corta: Radio Pakistan.

La Pakistan Broadcasting Corporation (Urdu: ریڈیو پاکستان), también conocida como Radio Pakistan, es una red de radiodifusión pública, así como una megacorporación estatal de medios de comunicación de masas en Pakistán.

PBC ofrece una amplia gama de servicios de radio y noticias que se transmiten por televisión, Internet y radio fuera de Pakistán en 10 idiomas diferentes.

Los programas de PBC han tenido la misión de entretener a la gente a través de música cultural, funciones y obras de teatro, mientras informando a la audiencia en el extranjero sobre Pakistán, su cultura y gobierno, y el mundo, en temas tan variados como cuestiones socioeconómicas que abarcan “salud, educación, medio ambiente, bienestar de la población, agricultura, personas especiales, derechos de la mujer, derechos humanos, minorías y libertad de prensa”.

Una ley de 1973, firmada por Zulfikar Ali Bhutto (presidente y luego primer ministro) regulaba la PBC como “publicar, circular, distribuir y regular noticias e información (confiables y confiables) en cualquier parte del mundo de cualquier manera que se considere encajar”.

Su única misión principal establece: “la educación, las noticias y la información para llevar a la conciencia pública toda la gama de actividades significativas”. Los servicios de radio y los programas de televisión de PBC se transmiten por satélite, cable, FM, AM y frecuencias de radio de onda corta.

A nivel nacional, PBC transmite sus programas en 23 idiomas diferentes reconocidos por el estado en un ciclo de noticias de 24 horas. Mientras que sus programas de servicios externos se transmiten ocho horas diarias en 10 idiomas extranjeros diferentes, cubriendo Asia occidental, meridional, oriental, septentrional y algunas partes de Europa oriental. 

Esta música distintiva, esta su señal de identificación, nos permite identificar a Radio Pakistan en las bandas de Onda Corta. Seguidamente, tras los tonos de señal horaria, la locutora, en inglés, da inicio al informativo, leído en una de sus lenguas vernáculas. (Archivo FDXA)

Historia

Mustafa Ali Hamdani en la sala de redacción de PBC. Fue el primer locutor de radio de la independencia de Pakistán el 14 de agosto de 1947. (Fuente)

La Pakistan Broadcasting Corporation, conocida popularmente como Radio Pakistan, nació como Pakistan Broadcasting Service el 14 de agosto de 1947, cuando Pakistán apareció en el mapa mundial como un nuevo país. La independencia de Pakistán se anunció a través de Radio Pakistán el 13 de agosto de 1947 a las 11:59 pm en urdu, seguida de un anuncio similar en inglés. Mustafa Ali Hamdani (1909-1980) hizo el anuncio en urdu con las siguientes palabras:

!السلام علیکم
پاکستان براڈ کاسٹنگ سروس۔ ہم لاہور سے بول رہے ہیں۔ تیرہ اور چودہ اگست، سنہ سینتالیس 
عیسوی کی درمیانی رات۔ بارہ بجے ہیں۔ طلوع صبح آزادی۔

Que traducido significa:

¡Saludos!

Servicio de Radiodifusión de Pakistán. Hablamos desde Lahore. La noche del trece al catorce de agosto del año cuarenta y siete. Son las doce en punto. El amanecer de la libertad.

Este anuncio es transmitido por Pakistan Television Network (una red de televisión estatal – PTV) todos los años durante las transmisiones especiales del día de la independencia. 

Abdullah Jan Maghmoom (1928-2013) hizo el anuncio para Radio Pakistán, Peshawar el 13 de agosto de 1947 en pashto.

En el momento de la independencia, Pakistán poseía tres estaciones de radio en Dhaka (establecida en 1939), Lahore (1937) y Peshawar (1936). Un importante programa de expansión resultó en la apertura de nuevas estaciones en Karachi y Rawalpindi en 1948, y una nueva casa de transmisión en Karachi en 1950. A esto le siguieron nuevas estaciones en Hyderabad (1951), Quetta (1956), una segunda estación en Rawalpindi (1960) y un Centro de Recepción en Peshawar (1960).

Logo de Radio Pakistan. Confirmar la escucha de la emisora en Onda Media, por el DXista español Mauricio Molano no fue sencillo. Cuenta que: “Durante el tiempo que Radio Koper estuvo fuera del aire, esta emisora [en Peshawar], se podía escuchar al atardecer. Se la podía identificar fácilmente, pues salía bastante desplazada de frecuencia” (nominal 1170 kHz). “Ha sido complicado obtener una respuesta. Desde Peshawar nadie ha contestado a ninguno de mis intentos por confirmarla, y desde Islamabad tampoco han contestado nunca desde el correo habitual de la dirección técnica. Así que ha habido que recurrir a otra vía, la de los responsables del contenido de la emisión. Concretamente, he escrito al “jefe de informativos” (Director News & Current Affairs), Muhammad Javed Khan Jadoon, quién me ha respondido escuetamente con el texto QSL sugerido por mí. “Thank you very much!”. ¡Un nuevo país confirmado en onda media!.  Nov. 1 de 2016, 18:00 UTC”. (Fuente)

En 1970, se abrieron instalaciones de formación en Islamabad y se abrió una estación en Multan. Un paso importante fue el establecimiento del Servicio Mundial de Radio Pakistán el 21 de abril de 1973 para los paquistaníes en el extranjero, seguido de nuevas estaciones en Khairpur (1974) y Bahawalpur (1975).

Radio Pakistan, General Overseas Service, Islamabad.

La principal unidad de radiodifusión de PBC en Islamabad se trasladó a la nueva Casa Nacional de Radiodifusión en 1977 y el servicio llegó a las partes más remotas de Pakistán con estaciones en Gilgit (1977) y Skardu (1977) en el extremo norte y Turbat (1981) en el extremo norte sur oeste. De 1981 a 1982 también se establecieron estaciones y transmisores en Dera Ismail Khan, Khuzdar y Faisalabad.

Radio Pakistan abrió una nueva casa de radiodifusión en Khairpur el 7 de mayo de 1986, seguida de estaciones repetidoras en 1989 en Sibi y Abbottabad. Las partes más remotas del país comenzaron a recibir cobertura con nuevas estaciones abiertas en la década de 1990 en Chitral, Loralai y Zhob. En 1997, el Ministerio Federal de Información inauguró la informatización del sistema de procesamiento de noticias de PBC y la disponibilidad de los boletines de noticias en Internet en formato de texto y audio. El canal FM 101 de PBC se lanzó el 1 de octubre de 1998 con estaciones en Islamabad, Lahore y Karachi y ahora este canal tiene nueve estaciones en todo Pakistán y es la red de radio FM más grande de Pakistán.

En octubre de 1998, Radio Pakistán inició la transmisión de FM y durante el período 2002-2005, se abrieron nuevas estaciones de FM en Islamabad, Gwadar, Mianwali, Sargodha, Kohat, Bannu y Mithi.

En los últimos años y medio, PBC ha lanzado tres nuevas redes. El 28 de agosto de 2008, PBC lanzó el National Broadcasting Service (NBS), el primer canal de actualidad dedicado. Es una combinación de 5 transmisores AM (100 KW) conectados permanentemente entre sí para transmitir un solo programa nacional transmitido por todo Pakistán. Islamabad, Peshawar, Lahore, Quetta y Karachi son las principales estaciones que generan la programación nacional.

Se trata de una programación de 17 horas sobre los principales temas nacionales e internacionales, público objetivo y programas literarios y culturales. PBC lanzó un nuevo canal comunitario de FM después de la Conferencia de directores de estaciones de febrero de 2009. La red se llama Red FM-93 con 22 estaciones en todo Pakistán.

Gilgit, Muzaffarabad, Mirpur, Abbottabad, Chitral, Bannu, Kohat, Dera Ismail Khan, Sargodha, Mianwali, Faislabad, Lahore, Multan, Larkana, Khairpur, Bhit Shah, Hyderabad, Mithi, Karachi y Gwadar transmiten la red FM 93.

PBC lanzó su primer canal de música en inglés en Islamabad llamado Planet 94. La red opera en FM 94. La segunda y tercera estaciones del canal en inglés comenzaron sus transmisiones desde Lahore y Karachi.

Servicio exterior

Radio Pakistán es la estación de radiodifusión internacional oficial de Pakistán.

Radio Pakistán comenzó sus servicios externos de manera regular en 1949. Como Pakistán está estratégicamente ubicado y es un vecino cercano de China, India, países del Medio Oriente y Asia Central, es necesario utilizar Radio Pakistán y sus servicios externos como un instrumento para proyectar las políticas del país en verdadera perspectiva para que un mensaje de paz y amistad se difunda al mundo especialmente a sus vecinos.

Tarjeta de confirmación de escucha de Radio Pakistan, (Radio Pakistan station APK-2 in Karachi) captada en 9 de mayo de 1954 on 7010 kHz, por el radioaficionado estadounidense K6EID. (Fuente)

Los programas de Servicios Externos están diseñados para proyectar el punto de vista de Pakistán sobre cuestiones de política interior y exterior.

Otro objetivo especial de estos servicios es difundir el conocimiento sobre el arte, la cultura, la historia, los valores y el modo de vida de su gente entre los oyentes extranjeros con el fin de generar sentimientos de amistad, buena voluntad y entendimiento mutuo que ayuden a crear un ambiente de paz y tranquilidad y posibilitar la convivencia en la región.

Radio Pakistan, Servicio Exterior, música e Identificación en inglés. Circa 1976. (Fuente FDXA).

Emite en 34 idiomas: Urdu, Punjabi, Sindhi, Balochi, Seraiki, Potowari, Pashto, Hindko, Kohistani, Khowar, Kashmiri, Dhatki, Gojri, Pahari, Burushaski, Balti, Shina, Wakhi, Hazargi, Brahvi, Inglés, Chino, Dari, persa, hindi, gujarati, tamil, cingalés, nepalí, ruso, turco, árabe y bengalí.

Fragmento de una trasmisión de Radio Pakistan en su Servicio General de Ultramar, recibida en Montevideo, Uruguay, 1990.  (Archivo Horacio Nigro Geolkiewsky/LGdS).

QSL de Radio Pakistan, en Urdu, 1745 UTC,  15.265,0 kHz, recibida por el DXista español Antonio Madrid. Le llegó en 23 dias. Informe de recepción escrito en Ingles adjuntando un archivo MP3 enviado a :  fmcell @ radio.gov.pk V/S:Asad Ayub. (2011). (Fuente).


Fuentes:

Publicado en 1949, 1950s, 1970s, 1980s, 2000s, Audios, Documentos, DX, DXers, Onda Corta, Pakistan, periodistas y locutores, QSL, radio, radio de Onda Corta, Radioescucha, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

¿Cuándo fue el primer experimento de un circuito eléctrico en Uruguay?

¿Cuando fue el primer experimento de un circuito eléctrico en Uruguay?

En el año 1853 por el Prof. Amadeo Jacques.

La edición del 29 de mayo de 1853 del periódico “La Constitución” presenta lo que entendemos sería la primera experiencia eléctrica en nuestro país.

El viernes próximo, 3 de Junio a las seis de la noche, empezará en el Gabinete de Física de la calle Sarandí (casa de la Universidad Mayor) un curso destinado principalmente a las Sras. y a los Caballeros con el fin de desenvolver por una serie de bellos experimentos, una idea general de los grandes fenómenos de la naturaleza y de los más recientes y más interesantes descubrimientos de las ciencias.

Este curso tendrá lugar una vez por semana, los viernes, a las siete de la noche, y durará tres meses. Las tarjetas de entrada costarán por cada mes y persona, 4 patacones pagaderos adelantados. Se sacan en el dicho Laboratorio, todos los días, desde las doce hasta las tres de la tarde. Objeto de la lección. Belleza y utilidad de las ciencias. Experimentos; la luz eléctrica; el telégrafo eléctrico”.

Prof. AMADEO JACQUES; científico francés que llega desde Francia a Montevideo el 30 de Julio de 1852.

Biografía de Jacques.

Amadeo Jacques, Paris, (4 de julio de 1813- Buenos Aires 13 de octubre de 1865). Fotografía extraída del libro “Historia Argentina Contemporánea 1862-1930” . Academia Nacional de la Historia . Editorial Ateneo. 1964, Buenos Aires, Argentina. Fuente.

Nacido en París el 13 de Julio de 1813 cursa sus estudios secundarios en el Colegio Borbón e ingresa en 1832 a la “Ecole Normale Superieure”.

Bachiller en Letras en 1832, en Ciencias Físicas en 1833, Licenciado en Letras en 1833, y Doctorado en Letras en 1837, ejerce el profesorado en Douai, Amiens y Versailles. En 1842 es profesor en el liceo “Luis le Grand” de París y Maestro de conferencias en la “Ecole Normale”.

En 1847, en París escribe la publicación “Le Liberté de Penser”, una revista combativa donde expone su doctrina de oposición al orleanismo. Situación que le valió perder sus cátedras, supresión de las revistas, y el exilio voluntario a la Banda Oriental (actual Uruguay).

El profesor Jacques publicó en 1845, junto a Jules Simon y Emile Saisset, un manual de filosofía de gran difusión. También versado en ciencias positivas, como en Francia se estilaba en la época, el fuerte vínculo entre filosofía y ciencias positivas.

Jacques en Uruguay.

El científico francés Amadeo Jacques llega desde Francia a Montevideo el 30 de julio de 1852, tras una recomendación de ni más ni menos que el gran Alexander von Humboldt, e intentó reorganizar la Universidad Mayor, pero sus iniciativas no fueron apoyadas, como se verá a continuación:

Trae consigo un gabinete de Física “el más grande y espléndido […] al continente sudamericano” y presenta al gobierno oriental un plan de educación en Ciencias.

En el plan de Jacques se incluía la creación de una escuela politécnica donde la enseñanza de la Física y la Química sirvieran al agricultor, artesano e industrial.

Como contrapartida, se le dio hospedaje en un viejo salón de uno de los patios más excusados de nuestra histórica universidad, con una arruinada pieza contigua para habitación del insigne profesor.

El desenlace final se da algunos meses más tarde, cuando Jacques se embarca hacia Argentina, donde es recibido y se establece a desarrollar su labor hasta su muerte varios años después. ¹

He aquí el encendido recuerdo de Angel Floro Costa (El Siglo, 27 de agosto de 1874):

Yo era niño todavía y no se me ha borrado ni se borrará jamás de mi memoria la impresión que me produjo el espectáculo del gran gabinete de Física de M. Jacques para el que nuestro gobierno de entonces creyó hacer mucho dándole hospedaje en un viejo salón de uno de los patios más excusados de nuestra Universidad con una arruinada pieza contigua para habitación del insigne profesor en la que los ratones y las telarañas podían servir de museo vivo de historia natural al eminente sabio. Cuántas decepciones debieron cruzar por la mente del ilustre proscrito al tocar tan desesperante realidad! Ni una cátedra!; ningún apoyo!… Sólo dos o tres curiosos, entre ellos recuerdo al malogrado vate Fermín Ferreira, y no sé si también formaba parte de ellos el ilustrado jurisconsulto (Ellauri) que ocupa hoy la primera magistratura de mi país”.

Lamentablemente, como queda expresado, Jacques no logró una cátedra en la Universidad de Montevideo, y en 1853 debió vender su Laboratorio de Química y Física, para poder sobrevivir económicamente.

Emigrado a Buenos Aires, donde ejerce cargos docentes, en 1863 se creó el “Colegio Nacional” con Jacques como Director de Estudios, cargo que ejerce hasta su muerte en 1865.

Pensamiento.

En una carta del 22 de febrero de 1853, desde Montevideo a Francia al Señor Guillement, Jacques expresa abiertamente la necesidad de compartir una educación netamente práctica, basada sobre las ciencias positivas, para la formación de profesionales aptos, indispensables para arrancar a la naturaleza sus riquezas y transformarla, creando industrias y fuentes de trabajo, vitales para el desarrollo y progreso de los pueblos.

He aquí lo que me prepara a ensayar en pequeña escala, lo que querría aumentar gradualmente. Un gobernador de algunos recursos algo cuidadoso de su país, podría ayudarme a hacer de primera intención una cosa infinitamente superior, y esto sería para él no solo un honor, sino un buen negocio.

Si se pusiere a mi disposición unos cuarenta mil patacones, compraría, a dos o tres leguas de la Capital del país (Buenos Aires) que me dispensara esta largueza, un gran terreno de bellos bosques y mucho aire. Construiría un vasto edificio, muy sencillo, muy limpio y muy sano.

Traería profesores elegidos de Francia, jóvenes y activos, no pedantes, prontos para participar de los juegos de sus alumnos, como de sus trabajos.

Se trabajaría, en cuanto fuese posible, al aire libre, se estudiaría la naturaleza misma en vez de mirar del fondo de un cuarto en pálidas copias.

Se manejarían, no pequeños modelos, sino verdaderas máquinas, bombas que agotarían vastos receptáculos…”

Así continua Jacques una extensa descripción de las instalaciones, de lo que más tarde serían las escuelas industriales y agrícolas.


Fuentes / Referencias:

  • “Historia de la Química en el Uruguay. 1830-1930”, Jorge Grunwaldt Ramasso, Montevideo, 1966.
  • Revista “Todo es Historia”, Número 122, Montevideo, julio 1977.
  • “Huellas uruguayas en la enseñanza de la Física“. Alejandro Parrella. Artículo publicado en la revista “Educación en Física” de la Asociación de Profesores de Física del Uruguay, Volumen 7, Número 3, en setiembre de 2006.

Agradecimiento:

  • Ing. Pablo Thomasset Trakalo, Museo Central Hidroeléctrica Dr. Gabriel Terra. “Rincón del Bonete”, Paso de los Toros, Tacuarembó, Uruguay.
Publicado en 1853, Argentina, Documentos, electricidad, Francia, Frases, Los principios, Montevideo, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los bailables de la noche.

Hubo un tiempo en que con los compañeros de liceo, y fuera de clases, un sábado de noche, en algún lugar cómodo y adecuado y de antemano conseguido, casi siempre la casa de alguno de los que se habían ofrecido a recibir al grupo, se hacían reuniones donde se llevaban vituallas y refrescos y también discos, que se ponían en un pasadiscos portátil, quizá un Lyon, o un Electrófono Philips.

También bailar, conversar, divertirse, escuchando la música de moda.

Cuando ya no quedaban más discos para escuchar y la noche se había alargado, entraba a tallar la radio para amenizar con los bailables.

La primera del mundo en trasmitir las 24 horas fue CX28 Imparcial. Don Walfrido Figueira Morán, permisionario de la onda había inventado unos cuantos años atrás, un sistema de refrigeración que permitía enfriar las válvulas de trasmisión y permitía así la emisión continuada.



Los “Bailables Sanidor” (marca de un desodorante que hoy quizá nadie se pondría), en la trasnoche sabatina se encargaba de llenar el espacio sonoro y enganchar más temas de moda. Un par de horas más tarde, entrada la madrugada, cada uno a su casa.

Publicado en 1970s, Ilustración, Música, Música y canciones, Mis trabajos, Montevideo, Onda Media, radio, Radioescucha, textos, Uruguay | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Radios en caracoles.

En 2016, la estación de radio japonesa BayFM 78 construyó 100 radios Sazae portátiles, recargables por USB, integradas en las conchas “de turbante” de su playa local en la ciudad de Chiba.

Fuente: Museum of Portable Sound, en Twitter.

Publicado en 2016, FM, Japón, Publicidad y radio, radio, radio portátil, Radioescucha, Receptores | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

“Noche de Radio”. (“Radiokväll”). Aina Stenberg. 1925

Fuente


Aina Gerda Lucia Masolle, nacida en Stenberg el 6 de octubre de 1885 en Estocolmo, murió allí el 2 de octubre de 1975, fue una pintora e ilustradora sueca. Era hija del mayorista Axel Stenberg y Lucie Stenberg, nacida Wennerström. También ha producido obras bajo el nombre de Aina Stenberg MasOlle.

Después de estudiar en la Escuela Técnica y la escuela de pintura de Althin, ingresó en la Academia de Bellas Artes (1904-07). También estudió tanto en Francia como en Inglaterra. En la Academia de Bellas Artes, Aina Stenberg conoció al artista y al dálmata Helmer Olsson, que se llamaba Mas-Olle. El 1 de mayo de 1911 se casaron y luego se mudaron a Siljansnäs en Dalarna.

Aina Masolle ilustró varios libros de cuentos de hadas y produjo miles de motivos para tarjetas de Navidad, así como tarjetas de Pascua y Año Nuevo. Dibujó el primer calendario de Adviento sueco en 1934, el Calendario de Adviento para Niños, y continuó este trabajo anualmente hasta 1964. Durante la década de 1970, la Fábrica de Porcelana de Rörstrand produjo una vajilla con un motivo navideño firmado por Aina Stenberg. Está representada, entre otros, en el Museo de Arte de Gotemburgo. ¹

Publicado en 1925, Arte radiofónico, Artistas, Ilustración, Los principios, radio, Radioescucha, Receptores | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario