La Spica y el Ingeniero Electrónico de la Philips.

Puede decirse que, generalmente una afición comienza casi sin darnos cuenta. Gradualmente va afirmándose en la mente de cada uno.

Quizá comenzó con mi primera radio, la querida Spica que me regaló mamá, o quizá antes…

Cuando de niño escuchaba en la radio de papá, la voz de Luis Daniel Uncal con su corresponsalía desde Washington en el Informativo “Amalie” de CX14 El Espectador, a las 8 de la noche. Esta fue la primera impresión auditiva de un mundo más allá de fronteras , trasmitido por radio. Aún conservo en mis oidos la frase: “Para CX14 El Espectador de Montevideo Uruguay, desde Washington, les habló Luis Daniel Uncal” con el que concluía el reporte diario de la Voz de América en un servicio de corresponsalías para varias emisoras que era trasmitido por Onda Corta. La voz se distorsionaba a veces, el sonido de fondo parecía el murmullo de las olas, y yo pensaba que era el sonido del ancho océano que se mezcaba con la voz del locutor.

En 1967, mi madre, me regaló una caja del maravilloso juego de electrónica Philips “Electronic Engineer” (El “Ingeniero Electrónico” de Philips), que compró en el recordado “Bazar Mitre”, de Montevideo.

La caja permitía armar 20 circuitos, desde detectores de humedad, hasta pequeños amplificadores de audio y pick-up, radios de uno a tres transistores, etc.  y el ansiado “órgano electrónico de 8 teclas”.

4xjzlzo

Boleta de compra del Ingeniero Electrónico, (Philips, Electronic Engineer, EE20, 20 circuitos en la caja de montaje). Bazar Mitre, Montevideo, febrero de 1967. Tenía 11 años. Regalo de mi querida mamá. El vendedor, que aquí es un simple número, 603, se tomó el trabajo de recibirme una o dos veces en el mismo bazar, para enseñarme los primeros pasos del montaje. Por vez primera, manipulé, puse a funcionar resistencias, condensadores, transistores, bobinas, parlantes, auriculares, teclas. Si… el órgano electrónico de 8 teclas era la frutilla de la torta, el más complejo. Intercomunicador, receptor de tres transistores con altavoz, detector de humedad, el mismo órgano funcionaron correctamente. El orgullo de armar y que funcionara!. La entropía del universo y mi descuido, hizo que se desordenaran y se perdieran muchas de las piezas y componentes, con el transcurso de los años. Recuerdo este juego como uno de los más influyentes en toda una generación de jóvenes. Muchos de ellos, se convirtieron en ingenieros electrónicos y/o tuvieron formación y carrera en varios campos aplicados a la Electrónica. Después de la Era Espacial, la Era Electrónica fue mi condición en el tiempo, en la historia de mi generación. (Archivo Horacio Nigro Geolkiewsky/LGdS). 

No era fácil el desafío de armar, uno a uno, y poner en funcionamiento, los distintos circuitos que contenía el juego. Me maravillaron la forma de los condensadores, los colores de las resistencias, los potenciómetros, y particularmente las 8 “teclas” que eran requeridas para construir el proyecto más ambicioso del juguete-ciencia: el tal órgano electrónico de 8 teclas.

La caja con un modelo de radio, ya armado.

Fue precisamente el recordado locutor de TV Américo Torres que hacía cada domingo la promoción, pues auspiciaba Philips,  en “Casino Montecarlo” por Montecarlo TV Canal 4, y ver funcionar en los avisos tal órgano electrónico,  logró cautivarme. Y Papa “Mamá” Noel, que siempre fue una maravilla con los regalos, lo tuvo en cuenta, seguramente considerando nuestra manifiesta admiración e interés.

Pero no fue tan fácil. A mis 11 años de edad la ayuda y orientación del vendedor de Bazar Mitre, fue fundamental, y concurrí un par de veces al comercio a que desinteresadamente me explicara como era la cosa, y recomendaciones y cuidados que había que tener para llegar a buen puerto con el funcionamiento correcto.

Aviso de venta del “Ingeniero Electrónico”, en 1968, vendido en su momento por Eneka (publicado en “Corriente Alterna”, Diciembre 1968. (Foto: gentileza Museo del Radioaficionado “Guglielmo Marconi” de Uruguay, Radiogrupo Sur)

Unos años después, por 1973, ya había construido con éxito el intercomunicador,  que tenía dos parlantes (actuando también de micrófono) en dos cuartos. En casa de mi abuela el tablero estaba en “el cuarto chico” donde inicié mi hobby de la radioescucha y el living comedor. Conectados con un par de alambres. Jugaba, por ejemplo a emular los lanzamientos del Saturno V, [que ya había escuchado en la “Spica”, pues recuerdo haber seguido el del Apolo 8 desde la playa de Pocitos) con el relato a través de la VOA en emisora local.

Grabándome con el primer grabador a cassette que tuvimos, (un “Toshiba”), hacía de relator, haciendo con la boca el ruido del fuego del cohete. Luego daba paso a Houston. Se trataba del lanzamiento del SkyLab2.

Aquí, al cambio de llave, intentaba recoger la intervención de mi hermano en el living. Nada, mi hermano estaba “en otra”. Sólo se escuchaba el “rac-rac” de la máquina de tejer de mi madre, el sonido de la TV y de fondo alguna pelea de perros (“el Nene ” -malísimo como Caín- y el “Negrito” -bueno como Abel).

Licencia de Creative Commons
1. La Spica y el Ingeniero Electrónico de la Philips by Horacio A. Nigro Geolkiewsky, Uruguay is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Los principios. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a La Spica y el Ingeniero Electrónico de la Philips.

  1. Heriberto dijo:

    Que lindos recuerdos Horacio ! La radio esta asociada a nuestra infancia y a nuestra juventud, era el eco de un mundo que lo teniamos cercano gracias a las ondas hertzianas. Yo empece leyendo un libro viejo de fisica del ing. Teobaldo Ricaldoni, y ahi me comenzo interesar lo de la telegrafia y telefonia “sin hilos” como lo llamaban en la epoca que se escribio ese libro..

    Un saludo cordial

    Heriberto

  2. carlos frigerio dijo:

    Se podrá conseguir en este momento un juego del Ingeniero eléctronico ? yo lo tuve

    • Llegué a ver uno juego en buen estado, hace un par de años, en una vidriera de una compraventa de antigüedades en la galería Central, en Montevideo, y pedían en su momento el equivalente a 100€ (euros). Después no lo vi más… Lamentablemente no lo pude comprar. Conservo los circuitos (láminas agujereadas) los dos manualcitos (el práctico y el teórico y la placa de durabor, el resto no…

      • luis rosanova dijo:

        Estimaoo hermano coleccionista, yo pude recuperar el que mi padre me obsequio una navidad, en los 60, pero me faltan los manuales, serà muy dificil si los tienes pedirte que me los fotocopies, te mandarìa el dinero. muchas , pero muchas gracias. te dejo mi mail elbrocal@hotmail.com

    • Hola, yo tengo uno que conseguí en eBay hace unos años…no lo vendería por nada del mundo. Lo siento si os doy envidia.
      Saludos desde madrid

  3. El gringo dijo:

    maravilloso post .. LU1MHC /

  4. Jorge dijo:

    Horacio, casi se me cae un lagrimón con tu relato porque era como si contaras mi propia historia.
    Yo también recibí de mis padres este maravilloso regalo cuando tenía 12 años y marco todo el resto de mi vida dado que todo lo posterior, estudios , carrera y entretenimientos están ligados a la electrónica.
    Todavía tengo algunas piezas del mismo.
    Siempre agradecí a mis viejos por este regalo y les hice saber lo importante que fue.

    Un abrazo,
    Jorge ( CX4AV ).

  5. Claudio dijo:

    Fue sin duda, el mejor regalo que me han hecho en mi vida

  6. Rubén Guillermo Margenet dijo:

    ¡Cuánta creatividad puede haber en la mente de un chico!… No debe haber otra fuente de inspiración tan enriquecedora como la radio. Quienes hemos vivido nuestra niñez y juventud en las décadas de los años 70 al 90 escuchando la onda corta no encontraremos nunca una experiencia similar ¡Fue una etapa única en la radiodifusión mundial!. Te felicito Horacio por haber preservado ese documento sonoro, es un testimonio profundamente emotivo.

  7. Rod dijo:

    Estimado Horacio, soy amigo de Fernando vivo en España para más datos sobrino nieto de Delia de la calle Paraguay mismo edificio…quizás te acuerdes. También mi padre tenía la Spica y mi tía una radio (superheterodina) con 3 bandas dónde escuchaba las brodcasters y emisoras en la época. Igual que tu recibí esta maravilla de regalo de mis padres que incitó a investigar y casi dedicarme a la electrónica que más tarde abandoné. A los 22 en otro país me compre un cobra 148 GTL, experimenté con antenas y DX luego pasé a las bandas con varios Kenwood hasta que antes del 2000 la radio pasó a desplazarse por los ordenadores. Este blog y tus historias son emocionantes y revuelven gratos recuerdos lo visito seguido Gracias por tus historias y comentarios. Un gran abrazo desde España

  8. Nando dijo:

    Pues que nostalgia me da, por fin conseguí uno , el de 20 circuitos, es una pasada recordar viejos tiempos.

  9. A/P Daniel F. Larrosa dijo:

    Material gratuito en Internet sobre el Ingeniero Philips, espero que les sirva:

    http://ee.old.no

    http://ee.old.no/computer

    http://ee.old.no/library (manuales escaneados, con los circuitos)

    http://ee.old.no/library/EE20-colour-en.pdf (manual del que vino a Uruguay)
    (este manual esta en ingles, aqui venia en castellano, pero es el mismo kit).

    Saludos,
    Daniel.

  10. Gracias a todos aquí por sus comentarios y aportes siempre interesantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s