1929. Una visita a la estación de Hilversum, PCJ.

Estudio de la Philips Omroep Holland-Indië, 1928

La historia de la radio internacional  holandesa comienza el 11 de marzo de 1927 con transmisiones de onda corta hacia las Indias Orientales holandesas a través de la PCJ con un equipo construido en los laboratorios de Philips en Eindhoven.

Philips entendía  las posibilidades de lo que entonces era un medio nuevo y así desarrollar un mercado en la radiodifusión de onda corta, esto es: crear emisores para vender receptores.

Philips quería programas de buena calidad y una sólida base política y económica. En la tarde del 31 de marzo de 1927, la compañía anotó un golpe publicitario, cuando la Reina Guillermina se dirigió a la población  colonial a través del transmisor PCJ.

Noticia sobre la trasmisión del mensaje de la Reina Guilermina, a los súbditos de los Paises bajos en el mundo. “La Vanguardia”, noviembre 21 de 1927

Estos son algunos ejemplos de las trasmisiones de PHOHI (Philips Omroep Holland-Indië), en trasmisiones dirigidas a las Indias Orientales Holandesas, y la voz de su locutor y presentador Edward Startz:

La siguiente nota fue escrita en “La Vanguardia” de Barcelona, España en la columna “Carnet de TSH”, el domingo 11 de agosto de 1929, en la página 3:

“Un amigo mío acaba de regresar de Holanda, donde ha tenido ocasión de visitar la estación de ondas cortas PCJ, cuyas actividades son tan conocidas de nuestros aficionados por las emisiones que periódicamente dedica a España.

Esta estación emisora, para la cual no existen distancias, ya que se oye desde cualquier lugar del globo, pertenece a la fábrica de lámparas Philips y está, destinada a verificar los más modernos ensayos de radiotelefonía con esta clase de ondas.

Las impresiones de mi amigo respecto de los detalles de la organización de la emisora PCJ, son interesantes para los radioescuchas de onda corta, que siguen los programas de dicha estación; voy, pues, a darles un extracto de los mismos.

Habla mi amigo: Cuando llegué a Hilversum quedé sorprendido al ver al lado de los formidables mástiles del emisor de onda larga un sencillo hilo, al parecer sin importancia, cuyo aspecto modesto en nada revelaba que constituía la antena de una estación emisora, cuyas ondas se oyen hasta en las antípodas. Efectivamente, me dijeron al observar mi asombro, las antenas de las estaciones de onda corta no tienen el aspecto imponente de las antenas de las estaciones de onda larga, ni siquiera el de las estaciones de radiodifusión, ya que la longitud, de la antena debe ser proporcional a la longitud de onda; pero en cambio con este sencillo hilo vertical tan corto, nos oyen en todo el mundo, cosa que no logran otras estaciones emisoras con antenas altísimas y de gran longitud.

El locutor me condujo luego al estudio, construido según las modernas reglas de la acústica, donde se encuentra el micrófono, aquel aparato misterioso y de humilde apariencia, pero de tanta eficacia, dominado por un metrónomo que daba las señales de descanso con su tic-tac característico, conocido de tantos aficionados.

Edward Startz, famoso locutor y presentador de PCJ. Su programa “La Estación de la Alegría”, fue el más longevo de la Onda Corta.

El locutor de PCJ, tiene un cargo más interesante que el de sus colegas europeos; durante sus viajes ha tenido ocasión de ponerse en contacto con los aficionados de varios paises, habiendo aprendido su lengua y las particularidades y aficiones de cada uno de ellos, ya que la emisora PCJ dedica regularmente audiciones a las diferentes naciones del Globo.

La fonoteca del estudio contiene los mejores discos publicados hasta ahora, bien clasificados según los músicos de cada nación. Las Sinfonías de Beethoven ocupan grandes volúmenes, muchas piezas de ópera, tangos, música ligera, y diversos discos importados especialmente del Brasil, Chile, Portugal, etcétera, pueden hacer vibrar la antena de la PCJ según los sentimientos de cada alma nacional. Difundiendo la música preferida por cada una de ellas. En esta emisora donde se radía para todo el mundo y que presenta a horas determinadas un programa escogido para cada pueblo, sólo es posible emplear los discos fonográficos perfectamente escogidos.


En el piso inferior, el encargado del control del aparato emisor permanece en su sitio observando los instrumentos de medida, durante las sesiones, para que ninguna noche deje de funcionar la PCJ como han podido comprobarlo los aficionados que la escuchan; asimismo se observa la presencia de personal especializado que vigila las máquinas para impedir variaciones en la emisión.

La primera parte de la emisión destinada a Europa se verifica de 18 a 22 horas (horario de la Europa Occidental), pero es preciso tener en cuenta la diversidad de las lenguas en las distintas naciones: españoles, holandeses, ingleses, franceses y alemanes, todos desean que su lengua esté representada en la emisión correspondiente a su país. El aparato funciona con una precisión admirable y su modulación es excelente; el locutor, siempre atento al desempeño de sus funciones, anota el órden y el nombre de cada disco; estos datos son necesarios para las comunicaciones que más tarde recibirá la emisora de los distintos aficionados que la han oído.

El tiempo pasa rápidamente en la estación PCJ de Philips y después de una corta pausa empieza la segunda parte de la emisión, que durará desde las 22 horas hasta las 2 horas, mientras las emisoras de Radiodifusión gozan ya de un descanso bien merecido. Estas emisiones nocturnas de la PCJ, prestan un servicio muy interesante, pues son altamente apreciadas en los países americanos, dada la diferencia de horas que existe entre nosotros y ellos. La emisión dedicada a Portugal abre esta segunda parte de la emisión y el locutor habla exclusivamente en portugués; el programa empieza por el himno nacional portugués y luego siguen interesantes discos de música nacional portuguesa. A las 23’45 horas, se prepara la emisión dedicada a España, que los radioescuchas de nuestra nación esperan siempre con gran interés. La Marcha Real sirve de overtura a una serie de melodías escogidas y canciones populares, intercalándose entre ellas fragmentos de música como Manon, Tosca o la Schehérazada de Rimski Korsakow, que desde algún tiempo a este, parte ocupa un lugar preferido entre los programas de radio. El locutor habla el español perfectamente, siendo su pronunciación impecable, lo cual permite a nuestros radioescuchas hacerse la ilusión de estar oyendo un compatriota.

El reloj de la emisora avanza sin cesar, lo cual indica que la emisión dedicada a España toca a su fin; siguen, luego las emisiones para el Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, Venezuela y Colombia. Como naciones hijas de España, en la música radiada para estos países, predomina todavía la cadencia española, que va poco a poco cediendo su ritmo a favor de los lánguidos tangos argentinos, alternando con poemas cortos de países sudamericanos o de conversaciones sobre el Madrid antiguo, Sevilla o Castilla La Vieja.

Ha llegado finalmente el turno a la emisión, dedicada a la América del Norte, pues el locutor inicia su anuncio en inglés. El programa se adapta igualmente al gusto norteamericano, componiéndose de discos de operetas americanas, de música de baile americano con un disco excelente “Bogey Wail” y un maravilloso texto inglés sobre el cual Jack Hylton ha escrito una partitura. El locutor que ha vivido algunos años en América del Norte y en la América Latina, conoce los americanos y sabe como desean ser tratados, dejándolos satisfechos.

La noche ha transcurrido agradablemente oyendo música variada, hablando sobre el buen o mal acierto del locutor, según nuestra opinión, en la confección de los programas para tan diversos gustos y haciendo comentarios sobre esta formidable organización y sobre el magnífico porvenir de la radiotelefonía, que tiene la incomparable propiedad de reunir en una sesión pacífica a todos los pueblos de la Tierra. El tiempo pasa rápidamente, para no volver y el locutor se despide de nuestros compañeros del otro lado del Atlántico donde allá son las 10 de la noche,mientras que nuestro reloj señala las tres de la madrugada.

Salimos de la estación y con el débil resplandor de la aurora, cuya claridad se inicia en el horizonte, vemoslos borrosos contornos de los grandes mástiles de la poderosa emisora de onda larga de Philips y ya no distinguimos siquiera el pequeño hilo de antena de la emisora de onda corta, que, siendo tan pequeño, nos ha enlazado durante una porción de horas con nuestros semejantes del otro lado de los mares, tendiendo un puente invisible, pero sólido, formado por las ondas misteriosas; puente de un solo arco cuya abertura tiene 20.000 kilómetros, y que la voz humana, en forma de oscilaciones eléctricas, recorre en mínimas fracciones de segundo. Con tan espléndida obra el ingenio humano ha podido vencer al tiempo, y el espacio, uniendo en un mismo lazo el Viejo con el Nuevo Mundo, el ocaso con la aurora. ” Dr. E. Calvet.

En el siguiente video, el Dr. Anton Philips visita las instalaciones del emisor de ondas cortas de PhOHI en Huizen (Norte de Holanda) el 20 de setiembre de 1933. (fuente)

[vimeo 32465932 w=700&h=394]

radio_rays_sep_small

radioyentesEA_PCJ_1935

Los radio oyentes españoles durante su visita a la emisora de Hilversum en el viaje a Holanda en 1935.

 Licencia de Creative Commons
1929. Una visita a la estación de Hilversum, PCJ by Horacio Nigro Geolkiewsky is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at lagalenadelsur.wordpress.com.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1929, Audios, Onda Corta, radio, Videos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 1929. Una visita a la estación de Hilversum, PCJ.

  1. jose kucher dijo:

    buenisimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s