1991. Reliquia hallada en el fondo de mi casa (o cuando los Dioses de la Radio se hicieron presente en el fondo de casa).

Recién nos habíamos mudado a una habitación en la casa de mis suegros, hasta que tuviéramos casa propia.

El fondo, escenario para antenas, asados y sorpresas

En el “Cerrito de la Victoria“, como en tantos barrios suburbanos de Montevideo y otras ciudades, los fondos de los terrenos, son espacios con árboles, a veces con jardín, otros no. Y los límites circundantes con los vecinos no tienen mucha altura.

Reconozco que mi hobby de la radio, a principios de los ’90s, estaba alicaído. Claro, la obligaciones de la vida matrimonial recién iniciada y ya criando un hijo, habían desplazado mi receptor y mis captaciones. Que ya no eran con el glorioso Hammarlund HQ180, y  que mi esposa y finada suegra (que “Dios la tenga en la gloria”, ya que hablaremos de “Dioses”), se resistían a ver sobre mi mesa de luz. Este receptor un día había dejado de funcionar.

Plantéandome cada día si my radiomanía seguiría o no…  un día tuve una increíble “revelación”, sí…  como esas que se escuchan en los insoportables programas de las iglesias electrónicas en el éter contemporáneo. Una revelación que venía, quizá del ¿“Dios de la Radio”?…

¿Cómo fue?… Pues, una mañana, limpiando el terreno, me encuentro accidentalmente y semi enterrado, cubierto con una capa de tierra un objeto negro y metálico, cubierto de tierra.  Tirado, sí… Como si un objeto volante hubiera caído del cielo.Era un disco gramofónico.

Se trataba de un disco de alma metálica, de aluminio, que tenía una cubierta de laca negra, y una etiqueta que rezaba “DDU”. ¡Esto es de “Difusoras del Uruguay”! ¡Un disco de transcripción!.

Lo lavé cuidadosamente bajo el chorro de agua de la canilla de la pileta de lavar, (la misma que visitaba, cada sábado, para lavar y enjuagar la ropa de la semana, pues aún no había llegado el funcional lavarropas).

La tierra se fue, algunas láminas de la laca, inevitablemente,  se desprendieron, pero logró salvarse la pista final.

Cuando conseguí un tocadisco que reprodujera 78 RPM, y para eso recurrí al viejo Electrófono “Philips” de mi madre, me puse a escucharlo, ubicando la púa donde ella pudiera girar alrededor de todo el disco. El otro lado estaba inservible.

¡Y esto es lo que escuché!

La identificación del programa: “Luminarias General Electric”, la he repetido más de una vez, en esa grabación. Un programa de tango, pues, que alguna vez se difundió desde la fonoplatea de CX14 “El Espectador”, integrante de Difusoras del Uruguay,  a fines de los 50s o principios de los 60s. La voz es de la recientemente fallecida Mirta Acevedo.

A partir de ese día… me dije a mi mismo. La Radio… no la abandono mientras viva… Y aquí estoy.

¿Mensaje de los Dioses?…  o quizá algún QTC (mensaje) del inolvidable y querido amigo Manolo Barcia, CX3BL/Estación “Ceibo”/SWL-1, mi padrino de hobby, quien hace ya tiempo se ha convertido en ondas.

Otras reliquias de Difusoras del Uruguay aquí

Licencia Creative Commons
1991. Reliquia hallada en el fondo de mi casa (o cuando los Dioses de la Radio se hicieron presentes en el fondo de casa). por Horacio Nigro Geolkiewsky se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1991, Audios, memorabilia, radio y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a 1991. Reliquia hallada en el fondo de mi casa (o cuando los Dioses de la Radio se hicieron presente en el fondo de casa).

  1. maria ema dijo:

    Muy buen relato, y ademas como vos decis, ” los dioses de la radio estaban en el fondo de tu casa” , los duendes de las cosas que nos gustan siempre pero siempre hacen notar su presencia.Admiro tu tesón para continuar con este hobby y ademas para compartir con nosotros los que tambien amamos la radio. Felicitaciones

  2. Esto es sencillamente maravilloso Horacio!!!

  3. Dino Bloise dijo:

    Saludos y gracias por compartirlo amigo Horacio!

  4. Te comunicas maravillosamente con el pasado radiofónico, tanto que tu hallazgo parece signo de predestinación y ahora, mediante la digitalización, proyectaste a “Luminarias General Electric” y DDU hacia este presente.

    Por otro lado, impresionante la imagen de tu parrilla y tu asado. Sabor charrúa.

  5. Gabriel Schvartz dijo:

    Excelente relato, te felicito !!!

  6. Rubén Guillermo Margenet dijo:

    No es casualidad Horacio, los investigadores como vos son personas inquietas que contribuyen a rescatar lo que otros consideran perdido… Y lo que es mejor aún, gracias a tu bondad disfrutamos de estos hallazgos.

  7. Carlos dijo:

    FIJATE EN ESTE LINK,PARA UN FUTURO NO MUY LEJANO PODRAS PASAR EL DISCO COMPLETO CON UN SISTEMA LASER !!!
    EL LINK DEBAJO , ES INCREIBLE..SALUDOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s