1923. “Latinoamérica escucha radio” (Geo. W. Gether, “Wireless Age”).

Corcovado radio stn_01

“Río de Janeiro, tal como se ve desde el Corcovado, donde se ha erigido una estación de radiotelefonía provisoria”. (“Wireless Age”, Abril de 1923)

“Latin America Listens-in” es el título de un artículo, de autoría de Geo. W. Gether, que se publicó en la revista norteamericana “Wireless Age” de abril de 1923, traducida y adaptada para LGdS, (Nota: las palabras en negrita son de este blog):

“La Radiodifusión ha impactado en la América del Sur, y lo ha hecho bien fuerte. El continente del sur, aficionado a la música, entusiasta concurrente a algunas de las mejores casas de ópera del mundo, está aprovechando con entusiasmo el método más moderno que existe para la distribución de este arte.

Es más, el entusiasta temperamento latinoamericano ha sido estimulado por el romance de la radio, el teléfono y el interés popular en la Argentina, Brasil y los demás países al sur; y se encuentra en máxima ebullición.

Originalmente, el interés por la radio en América Latina fue creado por los aficionados en la Argentina, que fueron los primeros en esa parte del mundo en experimentar con la radiotelefonía. Hoy, se dice, que hay en Buenos Aires 250 estaciones de aficionados que se pueden llamar broadcasters. La situación es algo similar a la que existe en este país hace un año, excepto que el interés popular es mucho mayor en proporción a la calidad del material trasmitido y el tamaño de las emisoras.

Estos dos últimos aspectos se están mejorando, pues las distintas empresas propietarias de las patentes esenciales que cubren la transmisión y recepción de radioteléfonía han decidido proporcionar a América del Sur con el mejor tipo posible de emisoras y programas posible, así como con los aparatos receptores. Para ello, la “Radio Corporation of America”, la compañía británica Marconi, la francesa “Compagnie Generale de TSF”, y la empresa alemana Telefunken se están organizando en “consorcio”, después de haber decidido la constitución de una sociedad que se denominará “Radio Sud-América”, en el que las cuatro empresas serán accionistas por igual y partícipes de los costos y los beneficios. Radio Sud-América, a su vez organizara a las empresas nacionales y locales en América del Sur en la medida  de lo necesario para llevar a cabo su negocio de distribución y operación de estaciones de radiodifusión y aparatos receptores. (§)

La Radiodifusión probablemente se llevará a cabo por empresas nacionales conocidas como “Radiodifusión do Brasil”, “de Argentina”, etc, siendo éstos financiados por la organización matríz.

Es tan significativo el interés de América del Sur por el “Broadcasting”, que la misma palabra “radiodifusión” ha sido adoptada en el lenguaje. No hay una sola palabra en español o portugués, que sea tan expresiva, y América Latina ha adoptado con entusiasmo la expresión desde el país en el que nació.

Lo que probablemente sea la primera estación de radiodifusión operada por el consorcio, está trabajando ya en Buenos Aires, donde fue erigida en octubre por la Radio Corporation of America. W.H. Howard, uno de los ingenieros encargados de la instalación de la empresa, fue enviado a Buenos Aires en setiembre (¹), donde se hizo cargo de un trasmisor de 1 kW, proveniente de la International General Electric Co. y procedió a erigirla en el techo del edificio de oficinas de General Electric. Los trabajos se iniciaron el lunes 3 de octubre con gran prisa, ya que se deseaba tener la estación en funcionamiento el próximo domingo, con el fin de difundir la pelea de box entre Firpo y Tracey. Una antena provisoria y su respectiva contra-antena fueron levantadas, y en la noche del jueves se hicieron las primeras pruebas, indicando 8 amperios en la antena. El viernes y el sábado, las pruebas diurnas se escucharon en Montevideo y Rosario, en Uruguay y Argentina, respectivamente, a las distancias de 220 y 300 kilómetros, o 120 y 180 millas, respectivamente.
La primera emisión real de la nueva estación fue en octubre 7, [1922]cuando se propalaron los resultados del partido de polo y los resultados del béisbol en beneficio de los clubes ingleses y americanos, que lo habían solicitado.

El domingo 8 fue el gran día, debido a la pelea de campeonato de peso pesado. (²) Se experimentó considerable dificultad en conseguir un cable telefónico desde el ringside, y se obtuvo sólo una hora antes de que comenzara la pelea. El partido fue transmitido golpe por golpe, hasta que el campeón argentino noqueó a su oponente.

A pesar del hecho de que un periódico local también tuvo un cable directo al ringside, la noticia del knock-out se repitió al aire varias veces antes de que el periódico anunciara la gran primicia de la victoria del boxeador argentino. Esta exposición notable de la velocidad en trasmitir la noticia despertó un gran entusiasmo en la Argentina.

Desde entonces, la estación se ha dado una instalación más permanente. Varios funcionarios del gobierno se interesaron con la idea de comprar un aparato similar para su uso por el gobierno argentino, y las ventas de aparatos receptores han dado un salto perpendicular. La Argentina, ha dado la bienvenida radiodifusión profesional con el entusiasmo que sólo los latinoamericanos pueden mostrar.

Corcovado radio stn

“Un extremo de la antena erigida en el Monte Corcovado que se levanta en Río de Janeiro, Brasil” (del artículo original, “Wireless Age, abril de 1923)

Radiodifusión en Brasil

Mientras tanto, la radiodifusión con carácter puramente provisorio ha estado entreteniendo a los ciudadanos del vecino del norte, Brasil. Debido a la estricta prohibición legal del uso de la radio transmisión y recepción de equipos en Brasil, a excepción de Gobierno y licencia con fines comerciales, la radioafición todavía no ha tenido la oportunidad de desarrollarse allí. Sin embargo, cuando se hicieron planes para la Exposición del Centenario de Brasil, para celebrar el 100º aniversario de la independencia del país, se decidió que la radiodifusión debía ser demostrada a los efectos de exposición, por lo menos.

La concesión temporal fue otorgada a la Compañía Westinghouse International, que acordó con el Estado establecer una estación de radiodifusión en Río de Janeiro, donde se celebrará la exposición. El aparato necesario fue enviado, y el Monte Corcovado, un pico espectacular 2.000 metros de altura, situado en el puerto de Río de Janeiro, fue elegido como el sitio de la estación. A la montaña se sube por un ferrocarril de rueda dentada. Su cima es un punto de observación favorito. Aquí,  dos mástiles de 125 pies fueron erigidos, y una antena de 6 hilos de 153 pies de largo fue conectado entre ellos. Hacia abajo, en la ladera de la montaña,  se ha instalado una contra-antena. La estación recibió la señal de llamada SPC, y recibió inmediata acogida. Radiorreceptores se ubicaron en muchas partes de la Exposición, y en los diversos clubes y otras oficinas en la ciudad que son los centros de la vida oficial y semi-oficial de la capital brasileña.(³)

SPC_02_Corcovado_RN_1923_04

Las imágenes ilustran dos vistas de la estación SPC, en el Corcovado, Río de Janeiro. En 1923 gozaba de la distinción de ser la estación de radiodifusión más alta del mundo. (Radio News, Abril de 1923)

Los programas que han sido difundidos incluyen los discursos de los brasileños prominentes, y también óperas, desde el local teatro de la ópera, desde la que se ha montado una línea telefónica a la emisora ​​en la parte superior de la montaña. La estación ha sido reportado en la escucha a una distancia de 1.000 millas al norte y al sur.

Sólo temporal

Por el momento parece que cuando la exposición termine la concesión de radiodifusión terminará también, y entonces el éter en Brasil, una vez más sólo contendrá los puntos y rayas de emisoras comerciales, y las ondas de radiodifusión sólo llegarán a Brasil desde sus países vecinos. Oficialmente, el estado actual de la radiodifusión en Brasil es actualmente el de una atracción de exposición.

Sin embargo, los brasileños se han dado cuenta de las enormes ventajas que presenta la radiodifusión, su gran servicio en la difusión de noticias, cultura y entretenimiento a los cuatro vientos. Ellos están comenzando a exigir a su Gobierno que sea levantada la prohibición sobre la radioafición. Quienes están en contacto cercano con el estado de situación que tienen esperanzas de que en un próximo futuro se promulgará un nuevo reglamento y que, consecuentemente,  permita el funcionamiento continuo de las estaciones de radiodifusión en Río de Janeiro y otras ciudades brasileñas, y se habilite el permiso para la compra y el uso de receptores por parte del público en general.

Mientras todo esto sucede en Argentina y Brasil, los otros países de Sudamérica están observando el curso de los acontecimientos con ojos ansiosos. La Radiodifusión finalmente se escuchará en todos los centros modernos de América del Sur.”

sep

Notas:

§ Sobre las vicisitudes del incipiente mercado radiotelefónico léase “The American Radio Industry and Its Latin American Activities, 1900-1939”, escrito por James Schwoch. (Vista parcial en Google Books, pag. 134 y siguientes). Alli se expresa que el “Consorcio R-Sud America” terminaría en octubre de 1923.

¹Se refiere al año 1922. Nada se dice de las pioneras experiencias previas y trasmisión inaugural de Radio Argentina, “por el radioaficionado Enrique Susini y sus tres amigos César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica, a quienes luego se los llamó “Los locos de la azotea”, quienes fueron los responsables de la emisión de la ópera “Parsifal”, considerada la primera transmisión radial del mundo, desde el teatro Coliseo de Buenos Aires en la calle Cerrito y Charcas, el 27 de agosto de 1920.(Leer más…)

² En efecto, la pelea entre Firpo-Tracey se realizó en el Club Sportivo Barracas, de Buenos Aires, el 8 de octubre de 1922.

Léase también: “Historia de la Radiodifusión desde sus orígenes hasta 1925”, por el Ingeniero Hugo Enrique Lorente, Académico Titular, Academia de la Ingeniería de la Provincia de Buenos Aires (Agosto de 2010), puede consultarse aquí.

³ La trasmisión inaugural ocurrió el 7 de setiembre de 1922 (véase “A História do Rádio no Brasil” – Abert). También “Nas ondas do Rádio”, artículo de André Domingues, en “Diario do Comercio”, que presenta el libro de Magaly Prado, que a su vez mantiene un sitio web.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1923, Argentina, Brasil, Documentos, Exposiciones, Investigación, Los principios, Montevideo, Notas de prensa, radio, Radioafición, Receptores, textos, Uruguay y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s