“La radio, los OVNIS y la Balsa de Piedra”. Una reflexión del escritor Joaquín DHoldan.

Desde España, Joaquín DHoldan, escritor montevideano que vive desde hace 15 años en Sevilla

Encuentros en la primera fase – Consiste en ver un objeto volador no identificado

La radiocomunicación es la tecnología que posibilita la transmisión de señales mediante la modulación (de su frecuencia o amplitud) de ondas electromagnéticas. Estas ondas no requieren un medio físico de transporte, por lo que pueden propagarse a través del vacío.

La radio es un medio de comunicación muy extendido. Antes de la televisión las familias se juntaban a su alrededor. Y además de las noticias, la música y las publicidades, su extensión logró crear un medio de comunicación masivo, más allá de la prensa escrita.

Es difícil atribuir la invención de la radio a una única persona. En diferentes países se reconoce la paternidad en clave local: Aleksander  Stepánovich Popov hizo sus primeras demostraciones en San Petersburgo, Rusia; Nikola Tesla en San Luis (Misuri); Guillermo Marconi en el Reino Unido o el comandante Julio Cervera en España. Hasta en esto es fantástica.

Hoy desde millones de dispositivos se reciben voces y música en diferentes idiomas y con distintas propuestas informativas y artísticas.

Encuentros en la segunda fase – Es cuando se ve a los seres que conducen el o.v.n.i.

Mucho se ha hablado de la magia de la radio, ese fenómeno a través del cual se puede crear un mundo sólo con una voz, música y un mensaje. La ausencia de imagen fue para muchas personas, un hándicap positivo frente al fenómeno del cine, y más aún de la televisión. Aunque si fuera cierto que la ausencia de imagen es el secreto de su suma, la ausencia de sonido (o sea una radio apagada) sería el “clímax” para los que quieran imaginar lo que se diría en esa dimensión de la que nada sabemos. La magia de la radio existe o no, según quien trabaje en ella. Hay muchos ejemplos del poder de este medio, quizás el más emblemático sea la dramatización de “La guerra de los mundos” de  H.G.Wells, que Orson Wells realizó y fue tomada como cierta por muchos norteamericanos (ya desde entonces creían sin pensar en todo lo que se decía en los medios).

Muchos de nosotros tenemos la infancia marcada por la radio. “El lobizón” de Julio César Armi, un radioteatro, o “Las mil voces de Eduardo D´Angelo” un genio del humor.

Encuentros de la tercera fase – Se refiere a entrar en contacto con los seres que vienen del espacio exterior

La televisión no extinguió a la radio, por el contrario, fue un refugio para los que necesitaban otros sentidos para hacer cosas. Taxistas, vigilantes nocturnos, operarios.  Sirvió de excusa intelectual para los que no querían la invasiva presencia de la televisión como reina del hogar. Ayudó a producir programas que eran inviables por presupuesto o ausencia del mismo. Fue el refugio de figuras de la comunicación, en algunos casos sirvió como plataforma de lanzamiento, en otros como cementerio de elefantes. Pero hay algo curioso en este medio. Fue el único que no ha hecho más que mejorar, sobre todo gracias a Internet. Pensemos en otra vía, por ejemplo los periódicos, muchos se pueden leer on line, ello va en desmedro del papel, hay una disminución de la calidad del contacto para el lector, tiene implícita una pérdida o al menos un cambio de ritual. En cambio escuchar la radio en directo, desde una radio o un ordenador, en directo o grabado, en podcast desde el teléfono móvil, o en vivo desde la televisión digital, es exactamente el mismo acto, perdón, con mejoras, ya que no dependemos de los horarios y de los alcances de las antenas. Ahora podemos poner pausa, volver a escuchar un programa que nos gusta y, sobre todo, sin importar en la zona del mundo en la que estemos.

Ahora además podemos guardar lo que decimos, coleccionarlos y además exigir mayor  calidad.

Ahora se pueden consumir “Podcast- Programas de radio” que se encuentran en plataformas pero no provienen de una radio. La generación digital no se ata a horarios o a la distancia de las antenas, cada día aparece una nueva aplicación para ser escuchada. Cada día hay más ruido, y es más difícil escuchar. Incluso el abuso de la tecnología hace que se use para cuestiones ajenas. Se les utiliza para cosas para las que no sirve: debatir por Twitter, hacer la revolución por Facebook, ser feliz por Instagram o ver radio. En particular esto último, “ver radio”, o sea poner cámaras en los estudios radiales, no sólo no aporta ningún contenido, sino que le quita esencia. Aún así, como la tecnología lo permite, la moda lo impone.

Encuentros de la cuarta fase – Viene a ser,  viajar en un o.v.n.i., salir de la Tierra, visitar otros planetas y si es posible, volver para contarlo

Mi vida no sería igual sin la radio; cada noche apago la luz y enciendo la radio. Muchas horas de descanso las siento completas con una voz que me acompaña, o con una música que me sorprende. Hay muchos programas de radio, algunos muy buenos, demasiados muy malos. Otros que ni siquiera son programas de radio (gente que adivina el tarot, religiosos que predican, políticos que se supone que hablan). Existen momentos radiales que eran extraordinarios y han caído a sus más bajas cotas (las trasmisiones deportivas de hace unas décadas eran paisajes de cada partido, los locutores deportivos lograban hacerte ver el fútbol, describían, exageraban, comentaban, trasmitían el suspenso). Recuerdo de niño a mi padre poner los partidos por televisión sin volumen con el sonido de la radio. Hoy quienes trasmiten los partidos sólo lo hacen si hay un posible gol, van de campo en campo, comentan entre varias voces… el resto es publicidad.

Pero hay joyas. Rincones fantásticos donde se conserva esa “magia” de la que tanto hemos oído. No señalaremos a los ya famosos, son excelentes pero confirman que si la radio se potencia con la TV y los medios escritos su difunde con más potencia. Podríamos señalar a Juan Carlos Ortega, la música de radio 3, incluso a Buenafuente y Berto con “Nadie sabe nada”. Hay programas destacables por su gusto como “Café del sur” en Radio Nacional de España con Dimitri Papanikas, “Ya queda menos” en Radiópolis  o en Uruguay la versión “Granizo” en Radio Camacuá, o en Crazy Fm la radio del Cerro el programa cultural “El ático”.

Si hablo de radio no puedo evitar nombrar al maestro Alejandro Dolina que desde hace más de 30 años hace en Argentina un programa a la medianoche que habla de historia, filosofía, música y humor, todo mezclado. Un programa de radio que no se parece en nada a un programa de radio, con toques de café concert, teatro de improvisación y amor por el pensamiento crítico que se llama “La venganza será terrible”.

No debe haber un ejercicio más apasionante que recorrer un dial buscando esas joyas.

Y claro que hay más, hay muchos más. Hagamos un listado, apoyemos, difundamos. Cuando las televisiones se apaguen para siempre seguirá la radio. Sus ondas viajan por el espacio, recorren el vacio. Es lo que escuchan los extreterrestres  de nosotros. Les dicen quienes somos.

Algunos dicen que no importan las palabras, porque no siempre reflejan el pensamiento. No es cierto: la palabra ES el pensamiento.


Ilustración Nathalie Bellón

http://ilustracionesdebellon.tumblr.com/


El autor:

Joaquín Dholdan, uruguayo de nacimiento, y quien vive en Sevilla, España, es escritor, odontólogo, dramaturgo. columnista. Conduce . Libros: Cuentos Orientales, Héroes rotos. SEVILLA MONTEVIDEO • joaquindoldan.blogspot.com

 

 

Crédito y agradecimiento:

Agradezco al autor Sr. Joaquín Dholdan, Sevilla, España y a la página Granizo.uy, Plataforma Cultural, Uruguay, donde fue publicado originalmente este texto, por habernos permitido, con expresa autorización, el poder incluir este magnífico texto en nuestro blog. (Horacio Nigro Geolkiewsky/LGdS)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2017, radio, textos, Uruguay y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “La radio, los OVNIS y la Balsa de Piedra”. Una reflexión del escritor Joaquín DHoldan.

  1. Gustavo Angelero dijo:

    Excelentes tus aportes Horacio, somos muchos los que esperamos tus publicaciones, aunque a veces no comentemos. Saludos.

  2. Gracias Gustavo. Como el tuyo en más de alguna oportunidad, el aporte mío es recopilar maravillas que otros tienen o crean. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.