1923. Primera comunicación entre radioaficionados chilenos y argentinos.

En la madrugada del 20 de agosto de 1923 (*), entre la 1 y las  2 y 10 horas, la estación del Radio Club de Tucumán, (experimental en esa época, y que trasmitiría unos días después, alternativamente, como la primera “broadcasting” de esa provincia), cumplió un récord para la época al comunicar con Antonio Cornish Besa, de Valparaíso, Chile; radioaficionado que se identificaba como A C B,  sigla de su nombre y apellidos. (Revista “Electrón”, septiembre 1923). (¹)

cornish

Don Antonio Cornish Besa, estación ACB.

Antonio Cornish Besa, conocía el terreno pues en 1906, había participado en el primer cruce de la cordillera en automóvil, cuando ni siquiera existía el Ferrocarril Trasandino y parte del recorrido se hacía a lomo de mula.

Ahora se trataba de “pasar” la voz a través de las montañas. En 1922, en su casa situada en la esquina de Quinta con Arlegui, Viña del Mar, patrimonio por cierto demolido, inició la construcción de un transmisor de 50 watts. Experimentaba fabricando algunos elementos o utilizando otros importados, entre ellos válvulas electrónicas amplificadoras, fundamentales para la radiocomunicación, desarrolladas en 1906 por el norteamericano Lee de Forest.

Tras los fracasos, tapones quemados y largas vigilias, la victoria llegó en la madrugada del lunes 20 de agosto de 1923, cuando Cornish, con su estación ACB logró hacerse escuchar por los aficionados del Radio Club Tucumán, Argentina. La comunicación, a más de mil kilómetros de distancia, por encima de las más altas cumbres, se mantuvo por una hora. (²)

“La Gaceta” del 20 de agosto de 1923, publica al día siguiente de la comunicación:

UN TRIUNFO DEL RADIO CLUB DE TUCUMÁN.

Anoche conversó por radiotelefonía con Chile.

En el artículo decía textualmente:

“La progresista institución tucumana ha alcanzado un éxito rotundo.

Anoche, después de las doce, el vicepresidente del Radio Club, doctor Ricardo D. Bascary y los señores Ricardo Frías (h), A. González Acha, E. Locatelli y A. Rodríguez, que habían estado ensayando los aparatos con los que el Radio Club transmitirá en breve los anunciados conciertos, sorprendieron una transmisión chilena que intentaba comunicarse con otras estaciones de Chile.

Puesto en marcha el transmisor del Radio Club, los socios nombrados llamaron a aquella estación y casi inmediatamente recibieron la respuesta.

El señor Cornish de Viña del Mar, (Valparaíso), contestaba que oía el llamado de Tucumán con asombrosa potencia y claridad. Entablaba así la comunicación el doctor Bascary en nombre de los socios del Radio Club y el señor Cornish, interpretando los sentimientos de los aficionados chilenos, cambiaron afectuosos mensajes de congratulación por el brillante éxito alcanzado, sin ningún preparativo ni aviso previo.

Entre otros considerandos la nota periodística sigue:

“Es la primera vez que se mantiene una conversación por radio a través de la cordillera. Y ha correspondido a nuestro Radio Club el honor de señalar este “récord” que constituye uno de los triunfos más notables del maravilloso invento en los últimos tiempos.

Los jóvenes tucumanos, frente a los aparatos transmisores, auspiciados por el zumbido monótono de los generadores, punto inicial del maravilloso camino aéreo, no podían disimular la emoción que los embargaba al lanzar al espacio sus interrogaciones y la complacencia que cada respuesta pintaba en sus semblantes.

Preguntas y respuestas franquearon la mole gigantesca de los Andes y dejaron trazada definitivamente la nueva ruta. Las expresiones entusiastas de Cornish pueden enorgullecer a los miembros del Radio Club Tucumán.

Repetía, por momentos, que oía la transmisión de Tucumán maravillosamente, usando una sola lámpara de recepción con más fuerza que la estación Radio Cultura de Buenos Aires, que, como se sabe, es la más poderosa de la República, muchas veces más poderosa que la estación tucumana”.

Continúa la publicación:

“Es la primera vez que se mantiene una conversación por radio a través de la Cordillera. Y ha correspondido a nuestro Radio Club el honor de señalar este “record” que constituye uno de los triunfos más notables del maravilloso invento en los últimos tiempos”.

Y continúa:

“Por vez primera, repetimos, una voz chilena y otra argentina, tucumana, han cruzado la inmensa cordillera llevando preguntas llenas de interés para devolver respuestas que eran afirmaciones categóricas del triunfo conquistado”.

También se recibieron informes de escucha de esas trasmisiones…

“Siguen llegando al Radio Club los mensajes de congratulación por el rotundo éxito obtenido en las transmisiones de ensayos”.

Santiago de Chile, 20 de agosto de 1.923
Señores del Radio Club Tucumán.

Muy señores míos: El objeto de ésta es para felicitaros por su transmisión del lunes. Hemos oído maravillosamente toda la conversación que usted sostuvo en Viña del Mar (Valparaíso). En Santiago me parece que hemos sentido mejor que en Viña del Mar, pues el disco que pasaron llegó con toda claridad, que nos parecía tener la vitrola en nuestra pieza y además cuando usted hablaba despacio se sentía mejor su voz y le oíamos con sólo el detector.

Es una felicidad poder hablar por sobre la cordillera, nueva ruta que une a dos pueblos hermanos. Creo que tendremos el placer de oírlos con más frecuencia y más tarde cuando tengamos estación transmisora, podremos comunicarnos personalmente.
Sin más los saluda y los felicita sinceramente.

Yolanda Machado. Santo Domingo 3724. Sgo. De Chile.
Carlos Soublette G.

Aficionado chileno tiene el honor de felicitar calurosamente al Radio Club de Tucumán por el éxito alcanzado en la noche del 20 del corriente y que constituye un récord sudamericano. Por conducto de tan prestigiosa institución envía un fraternal saludo a los aficionados argentinos. Poseo una pequeña estación receptora en Viña del Mar con la cual tuve el placer de oír el intercambio de la noche del 20, éxito que hará guardar para esa fecha un imperecedero recuerdo.
Viña del Mar, (Chile), 21-VIII-23

Mercedes (Buenos Aires), agosto 21
Radio Club Tucumán
Hoy a horas cero treinta y dos oídas sus llamadas a Bernal y conversación con Viña del Mar. Indistintamente en voz baja o alta óyesele bien, empleando una sola lámpara. — (Firmado) Eduardo Viganó.
Valparaíso (Chile), agosto 21.

Bragado, agosto 23
Radio Club Tucumán
Confirmo nuestra conversación de anoche por radio y felicito por la transmisión a pesar del estado atmosférico pude oírle perfectamente. Saludo a Ud.
Firmado: Eduardo Bosch Arana.

El Diario “El Orden”, en su edición del 23 de agosto de 1923, transcribía un telegrama enviado por la estación chilena:

Radio Club Tucumán
Confirmo primera comunicación radiotelefónica efectuada anoche. Ruégole hacerlo saber aficionados argentinos. Felicitaciones y cordiales saludos.
Firmado: CORNISH. (¹)

Según las crónicas unos días después,  el 22 de agosto de 1923 se estableció otra comunicación entre aficionados de Argentina y Chile, correspondiendo ésta vez a don Carlos Braggio (nacido uruguayo y radicado en Argentina) con su estación de Bernal, Quilmes, que entonces se denominaba 366, y también la estación de don Antonio Cornish Besa, desde su estación ACB de Viña del Mar.

CB8_Carlos_y_JC

Don Carlos Braggio con su malogrado hijo Juan Carlos, pocos meses después del primer comunicado con Chile. Ya transmitía con su característica CB8.

Para imaginarnos la importancia de tal acontecimiento es necesario recordar que en el año 1923 no se utilizaba aún la actual onda corta y que sí eran pocos los radioaficionados argentinos. En Chile recién se iniciaban las primeras actividades locales. No existía tampoco servicio público internacional radiotelefónico.

En Argentina, ya sobresalía la actividad de Carlos Braggio, Félix L. Aragone, Eduardo F. Grigera, Pedro A. Cattaneo, Eleodoro Sánchez, Gino Bocci y otros más, pero los records de distancia eran relativos aunque muy meritorios, si se tienen en cuenta los pobres elementos disponibles. En Chile, en cambio, nadie había traspuesto las fronteras con emisiones radioelectricas, y en el interior del país la distancia cubierta era muy limitada.

Segun testimonios del señor Cornish sobre su comunicación con el señor Braggio, en una carta que transcribimos textualmente, éste refleja su emoción como uno de los protagonistas:

“Corria el año 1923 y ya desde el anterior había, tanto en Santiago como en Valparaíso, un grupo de entusiastas radiómanos. Las emisiones eren aún solamente locales y nunca se había podido establecer una comunicación entre los aficionados de la capital y del puerto.

“En julio de ese año, el más joven y entusiasta radiómano de la capital, Jorge Spencer (más tarde uno de los jefes de la RCA de Chile), abandonó Santiago y vino a instalarse en Viña del Mar, para aportar y aunar su experiencia a la construcción de una potente emisora capaz de mejorar los records santiaguinos.

“Así fué, y ya a mediados de agosto, estaba en ensayos la nueva ACB de Viña del Mar con 3,5 amperes en la antena Zeppelin y construída con el popular [circuito] Heising-Hartley con 50W en el oscilador.

xmsr_acb_cornish

El transmisor de ACB en la época de su comunicado.

“En Santiago el “as” del momento era Enrique Sazie, que cuando se encontraba conmigo me decía: “pero si a tí no se te oye ni onda”, a lo que yo le respondí “y a tí menos la tuya en Viña…”.

“En esa situación se encontraba le radiotelefonía de la afición, atribuyendo la falla a la falta de potencia en nuestros transmisores.

“El 22 de agosto [sic](*), ya tarde en la noche, hicimos un llamado a los aficionados chilenos sin tener la más remota idea de ser oídos a una distancia tan grande como la que separaba a Viña de la capital; pronto tuvimos en el dial una respuesta a nuestra llamada general y que decía ser de Tucumán…

No tragamos el anzuelo creyendo que se trataría de una broma de mal gusto de algún aficionado local, pues ese “Tucumán” se oía con gran potencia.

Nuestra conversación fue por eso bastante breve.

“¡Cuál no sería nuestra sorpresa cuando al día siguiente recibimos un auténtico telegrama de felicitación del Radio Club de Tucumán!

“No cabía, pues, ninguna duda de que, a pesar de la opinión de los santiaguinos, la ACB iba más lejos de lo que ellos pensaban. Decidimos, pues, mi compañero y yo, hacer esa noche del 23 de agosto, la gran “gauchada” (*).

En efecto, telefoneamos a la planta eléctrica de Viña pidiendo su cooperación, a fin de que aumentaran los 220 v, corriente continua al máximo, forzando las calderas.

Poco antes de medianoche la planta nos avisó que tenían sobre 260 volts en su tablero.

“Pusimos en marcha la A C B con un mayor amperaje en la antena que el habitual y con las placas al rojo. El llamado esta vez no fué nuestro clásico “Aló”, sino un enérgico “Ola, Ola, Argentina; Chile llama”…

“Una larga espera y de pronto Spencer me dice: “ahí están; ya los tenemos”, y en efecto era don Carlos Braggio con su 366 de Bernal!.

Por más de media conversamos, entendiéndonos perfectamente; Braggio llegaba con gran fuerza.
“Demás está decir a qué actos de regocijo nos entregamos, que colmaron al día siguiente al recibir una serie de telegramas que afluían de todos lados de Chile — menos de Santiago —; la mayoría eran de la Argentina: de Braggio, del coronel Malarín, de Entre Ríos; del Radio Club de Tucumán, de Bonet Pezzio, de David Michele y J. Gallo, de Mendoza; de Esteban Ramón, del Dr. Cattáneo, de Bahía Blanca; de Amelia Menetret, de Azul; etc.

“Y esta es la breve historia de esa primera conversación por sobre los Andes, entre chilenos y argentinos, como símbolo de un nuevo abrazo fraternal”.

En Buenos Aires el record fué mencionado y comentado por el periodismo local, por tratarse de un positivo record de distancia de comunicación entre aficionados.

El transmisor del señor Braggio era un circuito inducido a tres bobinas, modulación sobre placa, con cuatro válvulas Telefunken: dos KTD como osciladora y dos RS5 como moduladores, con 800 voltios en placa y 2,5 amperios en antena.

En el mes de mayo del año siguiente (1924) en onda corta y con su nueva característica CB8, don Carlos Braggio establecía comunicación radiotelegráfica -en récord mundial, con la estación 2AC del radioaficionado de Nueva Zelandia, Iván O’Meara, y con otros aficionados de Norteamérica y Canadá, poniendo en evidencia la posibilidad de establecer comunicación directa con cualquier parte del mundo. (³)

sep

(*) Las fechas no están claras. Las declaraciones de Antonio Cornish confirman que el primer comunicado Chile-Argentina fue con Tucumán, y aunque la fecha correspondió al 19 de agosto, hay referencias de reportes posteriores -como han quedado descritos en la narración de hechos – que aluden a la trasmisión del 20.

El telegrama que dirigió don Carlos Braggio al señor Cornish, felicitándolo por el éxito, le decía: “Lamento que el mal estado del tiempo nos impidió prolongar nuestra conversación, pero lo invito a continuarla mañana jueves a las seis de la mañana”. El 23 de agosto de 1923 fué exactamente jueves, de modo que la comunicación se realizó el miércoles. Además la noticia de la comunicación apareció en “La Prensa” del día 23 y dice: “Hoy corresponde informar del “record” establecido en la madrugada de ayer”, es decir del 22. (N. de R.).

DSCN0473small

Recortes de prensa, que acreditan el primer QSO Argentina-Chile por los radioaficionados del Radio Club Tucumán, Argentina. (Foto cortesía de José Ricardo Ahumada, LU1KAK). Cliquee en la imágen para abrirla a tamaño completo.

 

Fuentes:

Agradecimiento a:

  • Alberto “Uranito” Silva, LU1DZ, Buenos Aires, Argentina.
  • José Ricardo Ahumada, LU1KAK, Tucumán, Argentina.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1923, Argentina, Chile, Radioafición y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a 1923. Primera comunicación entre radioaficionados chilenos y argentinos.

  1. Juan Antonio Diaz dijo:

    Me encantó la nota. Soy Radioaficionado desde 1974 (ex LU5MBU). Ahora LU2XPL en Rio Grande. No tenía ni idea de este evento, por lo que me llamó la atención. Gracias por compartir esta interesante nota. 73`s

  2. Hugo López C. dijo:

    Felicitaciones Horacio por tu excelente material que pones a nuestra disposición.
    Un abrazo a todos, 73
    CE3BBC, Hugo López, Santiago de Chile

  3. Alberto Machado Marchand dijo:

    Excelente trabajo de investigación histórica. Felicitaciones a Horacio.
    Alberto Machado Marchand (CX1TQ)
    Rocha – URUGUAY

  4. carlos diaz dijo:

    Hola Soy Carlos Díaz, titular de la LU1XQS de Río Grande,Tierra del Fuego. Muy interesante articulo. Que no muchos de los radioaficionados argentinos lo sabemos. Muy interesante… sabía de Braggio, pero no de este cruce cordillerano entre Tucuman y Viña del Mar, en Chile. Felíz día del Radioaficionado uruguayo el 23 08/13. 73 muy afectuoso, Carlos, LU1XQS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s